Una investigación de Estados Unidos analizó el efecto en la dieta y la salud de un mayor consumo de aguacates en familias mexicanas. Se debe a que la población de origen latino padece mayores índices de obesidad y una dieta más pobre. Además, la dieta de los nuevos inmigrantes se empobrece a medida que adoptan los patrones locales.  La hipótesis fue que el consumo de un solo alimento denso en nutrientes, junto con educación alimentaria, podría tener efectos saludables. Para comprobarla se eligió el aguacate, un alimento conocido por las familias mexicanas. Los resultados fueron alentadores.

Comparan el efecto en la salud de un mayor y menor consumo de aguacates

La Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego y de la Escuela Herbert Wertheim de Salud Pública y Ciencias de la Longevidad Humana realizaron un estudio en conjunto. Se trató de verificar los potenciales efectos en la salud entre un mayor o menor consumo de aguacates.  Un grupo de familias consumió 3 aguacates por semana durante seis meses. El otro, 14 aguacates en el mismo período y frecuencia.

Los resultados del estudio se publicaron en la edición en línea de la revista Nutrients. Esta es la  revista sobre nutrición humana publicada por MDPI (Instituto Multidisciplinario de Publicaciones Digitales), un editor de revistas científicas de acceso abierto.

El punto de partida fue que las familias de ascendencia mexicana en Estados Unidos padecen mayores índices de obesidad. Además, su dieta es más pobre que la de otros grupos demográficos. Por otra parte, entre los inmigrantes latinos la calidad de la dieta se degrada a medida que adoptan patrones alimentarios estadounidenses. Estos son más elevados en carbohidratos refinados y grasas de origen animal.

Quisieron comprobar si un consumo mayor pero moderado de un solo alimento denso en nutrientes podría mejorar de forma medible la salud general y la dieta.

Se eligió el aguacate. Es porque se trata de un alimento tradicional en la dieta de las familias mexicanas. También, de otras como América Central y Sudamérica. Además, es rico en vitaminas, ácidos grasos y otros nutrientes.

Cómo se realizó el experimento

Para realizar el experimento sobre el consumo de aguacates, los investigadores seleccionaron setenta y dos familias de origen mexicano. En total, participaron 231 personas. Uno de los criterios fue que al menos tres integrantes fueran mayores de cinco años. Además, todos debía residir en la misma vivienda. Por otra parte, no debían padecer enfermedades crónicas graves. Tampoco, necesitar una dieta específica.

Las familias se dividieron en dos grupos de alto y bajo consumo de aguacates. Durante la duración del experimento recibieron educación nutricional.

El experimento fue financiado en parte por la Junta del Aguacate Hass de Estados Unidos. De hecho, la junta se limitó a proveer los aguacates sin costo. Así, no tuvo ninguna injerencia en el diseño del estudio ni la recopilación de datos o el análisis e interpretación de los resultados.

Resultados del estudio sobre mayor consumo de aguacates

Los resultados fueron alentadores.

Por ejemplo, se descubrió que las familias con mayor consumo de aguacates reportaron menor consumo de otros alimentos como lácteos, carnes y granos refinados, mejorando así su dieta y disminuyendo la ingesta calórica.

Otra novedad fue que aportó datos sobre los efectos del consumo de aguacates en el estado nutricional familiar.

Así lo explicó el investigador Matthew Allison de la Universidad de San Diego:  “Los datos sobre los efectos de la ingesta de aguacate en el estado nutricional familiar han sido inexistentes”. “Nuestros resultados proporcionan evidencia de que una educación nutricional y una alta dotación de aguacates reducen la energía calórica total en familias de ascendencia mexicana”.

Además, ofrece nuevas estrategias para abordar los crecientes problemas de salud relacionados con la obesidad, particularmente en comunidades de alto riesgo.

Aunque los investigadores no detectaron cambios en el índice de masa corporal o la circunferencia de la cintura entre los dos grupos durante el estudio, sí registraron que un mayor consumo de aguacates parecía acelerar la sensación de saciedad.

En conclusión, las grasas y ciertas fibras de los aguacates podrían incidir en la ingesta energética total al aportar masa que retarda el vaciado gástrico, regula el impacto de la glucosa y la insulina, prolonga la absorción de nutrientes y modifica las hormonas que indican saciedad.

Tags: , , , , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 Agrogesa Marketing4food.