La combinación de sequía y calor extremo que afecta la zona núcleo de la Argentina creó preocupación entre los productores agropecuarios. De hecho, la falta de lluvias ya afecta al 40% de los cultivos, además de potenciar los ataques de plagas. En tanto, la ola de calor evapora las reservas de humedad de los suelos afectando especialmente al maíz. Por otra parte, desde el gobierno se evalúa el impacto del cambio climático. Todo esto sin dejar de lado los incendios, que llevaron a declarar al país en emergencia ígnea por un año.

Principales productos afectados por la sequía y calor extremo en Argentina

La combinación de sequía y calor extremo está afectando varios cultivos importantes y la actividad agropecuaria en general.  De hecho, se están registrando las temperaturas más altas de los últimos 50 años.

En la llamada «zona núcleo» que se ubica en el área central del país, se observa con preocupación el avance de la sequía, que está afectando al maíz de primera y la soja. Además, provoca falta de disponibilidad de forraje o pasto para la ganadería en algunos lugares.

En realidad, los productores esperaban tener una cosecha récord de maíz, superando por primera vez los 56 millones de toneladas. En tanto, se espera una producción de 50 millones de toneladas de soja.

Además, la situación puso en alerta a los productores de sorgo. Es porque debido a la combinación de sequía y calor extremo ponen en condición de estrés a los cultivos y facilitan la proliferación del pulgón de la caña de azúcar, que puede afectar hasta el 100% del rendimiento del cultivo.

En cuanto  a la producción ganadera, la ola de calor y la falta de precipitaciones agudizarán la escasez de hacienda. De hecho, las altas temperaturas obligan a una mayor salida anticipada de los animales. Además, se prevé que aumentarán los precios del forraje tanto para lo que resta del verano como las reservas para el invierno.

Perspectivas de superación de la sequía y calor extremo

Según la Bolsa de Comercio de Rosario, la situación climática de Argentina es cada vez más tensa ya que no hay perspectivas de lluvias durante la primera quincena de enero y hasta el 20 de este mes.

Además, se prevé la presencia de un importante centro de alta presión al este del país, como consecuencia del fenómeno de La Niña. Llevará nuevamente las temperaturas a valores extremos e impedirá el ingreso de humedad.

Ante esta situación, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez,  solicitó una ampliación del Fondo de Emergencia para asistir a los productores afectados por la sequía y calor extremo. De hecho, en el último semestre en algunas zonas hubo una disminución de hasta 200 milímetros de precipitaciones, lo que «complicó la situación» de un país que es uno de los principales productores y exportadores mundiales de granos y derivados.

El ministro reiteró la necesidad de estar preparados para dar solución a esta situación, y evaluó que hasta la tercera semana de enero no se podrá tener datos ciertos sobre el impacto en el sector.

De acuerdo a distintos estudios meteorológicos, la ola de calor podría comenzar a ceder en la zona norte de la Patagonia a fines de la primera quincena de enero. En tanto, se consolida la perspectiva de lluvias para comienzos de la semana siguiente.

Cambio climático e incendios

Si bien muchos especialistas consideran que es muy pronto para hacer una evaluación, se atribuye la sequía y calor extremo que azota gran parte de la Argentina, al cambio climático.  Según un informe del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la desertificación ya afecta el 70% del territorio nacional.

A esto debe sumarse la preocupación por los incendios. Por ejemplo en la provincia de Entre Ríos, al este del país, ya están causando serios problemas.

En tanto, el gobierno oficializó la emergencia por incendios. Éstos afectan bosques y pastizales. La creciente cantidad de focos representan una amenaza para el ambiente y también para la vida y salud de las personas. También zonas agrícolas y pastizales naturales.

Según un comunicado, la gravedad de la situación se acrecienta con las circunstancias meteorológicas adversas, de hecho la sequía y calor extremo. Además, atribuyeron las causas de los incendios a las actividades humanas, agravadas por el cambio climático.

Tags: , , , , , , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 Agrogesa Marketing4food.