El pasado lunes, el gobierno argentino sacó una serie de medidas y reglas con respecto a la exportación de carne. Las cuales serán aplicadas en los dos siguientes años (2022 y 2023). Una de ellas es por ejemplo que no se pueden exportar los cortes preferidos de los argentinos.

El asado con o sin hueso, falda, tapa de asado, paleta, vacío y matambre son los cortes contemplados por el decreto 911/21. Está prohibida total o parcialmente su venta hasta el último día del 2023.

Además, está también “en pausa” la exportación de reses. Tanto enteras, medias, cuarto delantero y trasero con hueso, medias incompletas, etc.

Nuevas resoluciones para la exportación de carne

Abre una ventana de sesenta días en la cual nuevas plantas tanto procesadoras como faenadoras y otros grupos de productores que planean exportar carne de vaca este año se inscriban. Todo eso por la resolución 302/21.

Hay otra resolución, la 301/21, la cual da total libertad a las exportaciones de categorías vacunas D, E, y toros. Esto también permite exportar los cortes favoritos de los argentinos, además de los huesos con carne.

Todos estos exportadores y fabricantes y demás que fueron dados permiso para la exportación a mediados de 2020 deberán requerir la aprobación de sus declaraciones juradas (DJ) durante este año.

Sin embargo, es indicado también que los aranceles de otros países a este país seguirán sus propias normas. Esto va con los que había dicho el presidente de la nación, Alberto Fernández sobre la Cuota Hilton (481) con Chile, EEUU, Colombia e Israel.

Las medidas de cara al futuro

Luego, se crea el “Observatorio de la Producción de la Carne Vacuna» en el ministerio de Agricultura con el fin de consulta. Está hecho para asesorar y mejorar el ambiente en la industria de carne vacuna.

Del mismo modo, la resolución 10/21 establece que aquella carne que va a ser comercializada por minoristas, debe ser enviadas en unidades de hasta 32kg. Habrá medio año de adaptación de tolerancia.

Todas estas medidas son publicadas después de que expiraran las anteriores restricciones que tenían vigencia desde mayo del ya pasado año. El Gobierno buscaba reducir el precio para el consumidor final.

Además de exportar, este país consume 47 kilos de carne al año por persona, uno de los que más. Antes de estas medidas se restringen las exportaciones, Argentina era el quinto mayor exportador de carne de oveja deshuesada en 2020.

Los ingresos por esta industria se mantuvieron arriba de los 2.200 millones de dólares en 2012 hasta octubre. Fue un periodo en que el volumen fue menor, pero subieron los precios.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable