Que la cerveza engorda o hace barriga es uno de los mitos más extendidos sobre la cerveza. En realidad, el consumo excesivo de cualquier bebida alcohólica puede llevar al aumento de peso. Desde este punto de vista la cerveza sería una de las bebidas menos riesgosas por su bajo contenido alcohólico. Sin embargo, la cerveza tiene un alto contenido calórico. De hecho, un vaso de cerveza regular aporta 153 Kcal. El aporte es mayor en las cervezas artesanas y con mayor contenido de alcohol. Entonces, la cerveza no engorda, pero sí los malos hábitos de consumo y la falta de ejercicio. ¡Tómalo en cuenta!

La «pancita cervecera» y el mito de que la cerveza no engorda

Cada vez que alguien afirma que la cerveza no engorda, no falta quien pregunte acerca de la pancita cervecera. En realidad, la tripa o pancita cervecera es una forma de acumulación de grasa en el cuerpo que padecen principalmente los varones. Se denomina grasa visceral y es una de las más difíciles de combatir.

No se debe exactamente al consumo de cerveza, aunque  España es el país donde más aumentado el consumo de alcohol. De hecho, entre 2010 y 2018 el aumento del consumo de alcohol, medido en litros de alcohol puro, fue del 4.4% para los varones y del 1.2% para las mujeres. España encabeza este ranking, solo seguida por países como Islandia, Bulgaria o Letonia.

Así, los factores relacionados con el alcohol y el aumento de peso son el consumo social frecuente, acompañado de una dieta rica en grasas saturadas y sedentarismo arraigado.

Si bien la barriga cervecera es un mito falso, desde el punto de vista del consumo de alcohol, tomar cerveza no engorda más que consumir otras bebidas.

Calorías, carbohidratos y consumo de cerveza

¿Eres de los que cuentan calorías? Entonces seguramente te estarás preguntando cuántas calorías aporta un vaso de cerveza. Es importante, ya que uno de los mitos es que la cerveza engorda mucho. Como ya lo vimos, si la cerveza engorda, no se debe al alcohol.

En tanto, veamos el conteo de calorías.  355 ml de cerveza, es decir la botella ISB,  la medida más vendida, contiene 153 Kcal. La versión «light» aporta 103 Kcal. En tanto, las cervezas artesanas o con mayor contenido de alcohol aportan hasta 350 Kcal.

Recordemos que un varón adulto promedio debe ingerir entre 2000 y 2500 Kcal por día, en tanto las mujeres deben mantenerse entre 1500 y 2000 Kcal.

Otra fuente de calorías de la cerveza proviene de su contenido en hidratos de carbono. Aunque este nutriente es importante en la dieta, los carbohidratos de la cerveza no tienen valor nutricional. Algunas marcas pueden contener hasta 30 gramos de hidratos de carbono por botella.

La cantidad diaria recomendada de hidratos de carbono es de 135 gramos por día.

¿Cuántas cervezas tomas por día? ¡Cuenta las calorías y los hidratos de carbono!

La cerveza no engorda si se hace un consumo saludable

Como conclusión de todo lo que acabamos de aprender, podemos afirmar que es un mito que la cerveza engorda.

En realidad, la cerveza no engorda. Lo que puede llevarnos a la acumulación de grasas peligrosas para el organismo es el hábito o la forma en que la consumimos. Sumado, por supuesto, a todo un estilo de vida.

Un estudio reciente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas reveló la cantidad de cervezas que se pueden tomar por día sin perjuicios para la salud. Es más, el estudio afirma que un consumo moderado de cerveza hasta es beneficioso para la salud.

Este estudio recomienda un consumo de 400 ml de cerveza por día para las mujeres y 700 ml. para los varones.

Esto es, una botella ISB para ellas y hasta dos para ellos.

Esto puede definirse como un consumo moderado de cerveza. Además, influye la distribución a lo largo de la semana y el contexto.

Es decir, no vale darse un atracón de cervezas el sábado o el domingo, después de no haber probado una gota durante toda la semana.

Además, la cerveza debe consumirse junto con la comida.

Los beneficios de este consumo moderado están asociados a una disminución del riesgo de padecer diabetes en los hombres. También, un aumento de la densidad de la masa ósea, reduciendo los riesgos de fractura en los ancianos.

También se asoció a menor riesgo cardiovascular. Respecto de la obesidad, se demostró que el consumo moderado de cerveza tradicional o sin alcohol no produjo aumento de peso en personas obesas.

 

 

Tags: , , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable