PRECIO DEL ACEITE DE OLIVA

 

Factores influyentes en el precio del aceite

Algo básico que se entiende en el ámbito económico de la
compra de un producto es que, el precio dependerá del nivel de oferta y demanda
de este. Por lo que, a menor producción mayor será el precio del producto y
viceversa. Sin embargo, en el caso del aceite de oliva hay que tener en cuenta
también otros factores.

Existen tres tipos principales de aceite de oliva: el aceite
virgen extra (AOVE), el aceite de oliva virgen y los aceites lampantes. El
primero es el mejor valorado debido a que es elaborado con las aceitunas en
mejor estado, que se recogen en su punto óptimo de maduración. Con lo cual su
nivel de acidez es menor que el del resto de aceites. Con respecto al aceite de
oliva virgen, presenta una calidad un poco inferior puesto que su nivel de
acidez es mayor pero sigue siendo un producto de calidad. Ambas calificaciones
de “aceite virgen” connotan que son elaborados sin ningún tipo de refinamiento.
Y, por último, el aceite de oliva lampante son todos aquellos aceites virgen
defectuosos, es decir, provenientes de aceitunas en peor estado. Este tipo de
aceite no es apto para la comercialización, sin embargo, la industria
aceitunera las exprime al máximo para no desperdiciar su jugo, a pesar de su
baja calidad. Visto lo cual, el precio dependerá del tipo de aceite que el
consumidor adquiera, siendo el AOVE el más caro debido a su mayor calidad
respecto a los demás.

Otro factor que hará variar el precio de este producto es el
tipo de aceituna y de cultivo. Cada tipo de aceite presenta una forma de producción
distinta haciendo variar sus costes. Por ejemplo, no se necesitaran los mismos
kilos de aceitunas para producir un litro de aceite elaborado con aceitunas
verdes que con aceitunas maduras, puesto que de las primeras se precisaran más
kilos que de las segundas para su elaboración.

Y por otra parte, no será el mismo precio de venta el del
aceite obtenido de cultivos en zona de sierra donde el terreno y la forma de
recogida de la materia prima es complejo, a otro donde se emplee la agricultura
intensiva en grandes extensiones de terreno llano, que necesitará de menores
costes de producción.

Estafas sobre la calidad del producto

Se han dado casos de fraudes en la industria aceitunera en
cuanto a la calidad de sus productos. Es el caso de algunas empresas que
aseguraban en el etiquetado que se trataba de un aceite de calidad superior
cuando en realidad eran mezclas con aceites lampantes, engañando así al
consumidor. Existen distintos tipos de estos aceites de baja calidad, de precio
muy económico, que se utilizan en cocinas de restaurantes y bares a pesar de su
pésima calidad debido a que, durante su proceso de refinamiento se eliminan sus
nutrientes naturales aportando mayor acidez al producto final.

Para evitar estos engaños se ha implantado la normativa en
la hostelería de que las botellas de aceite que se ponen en las mesas deben
llevar un tapón irrellenable para que el cliente identifique el producto. No
obstante, no será posible comprobar qué aceites se emplean en las cocinas.

Tendencias sociales ligadas al AOVE

El movimiento sociocultural realfooder y la importancia
de la dieta mediterránea para una buena alimentación ha provocado un reposicionamiento
del aceite de oliva virgen extra adhiriéndole valores como salud y calidad
gastronómica.

Por consiguiente, el término AOVE se ha convertido en una
tendencia relacionada con el buen comer y es la principal fuente de grasa distintiva
de un estilo de vida determinado. Este producto obtenido de una cosecha
temprana de maduración es el “oro verde” caracterizado por su bajo nivel de
acidez, así como su sabor equilibrado en picor, amargor y frutado.

Por otro lado, el movimiento ecologista ha dado lugar a la
aparición del aceite de oliva virgen extra ecológico, que tiene un precio aun
superior al AOVE a causa de su mayor dificultad de cultivo. Este tipo de aceite
se fundamenta en el respeto por el medio ambiente y la naturaleza.

Es importante informase acerca del producto que se va a
adquirir

En definitiva, aunque uno de los factores que más se tiene
en cuenta en el momento de compra de un producto es el precio, debe
establecerse una relación directa con el resto de las características que
influirá en que ese precio sea mayor o menor.

A pesar de que España es el mayor productor de aceite de
oliva en el mundo, existe un gran desconocimiento general por parte de la
población nacional. Por lo tanto, es importante que se conozcan los rasgos del
producto. Porque, que un producto de precio elevado se califique de buena
calidad no significa que lo sea, ya que puede estar sujeto a fraude.

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Podemos ayudarle? llamenos l +34 968974666 / 665633512 o escribenos a eduardo@marketing4food.com Descartar

Send this to a friend