Neuromarketing en supermercados

supermercado del futuro

 

El supermercado, ese lugar a donde todos acudimos con cierta regularidad, para comprar los productos básicos y necesarios y ¿por qué no? algunos gustos.

Cuantas veces te ha pasado que llegas al súper con una lista preestablecida de productos para la compra y terminas llevando cosas que no estaban programadas, e incluso productos que no necesitas. Marketing4Food te explica el porqué de este suceso.

Existe una forma de marketing que condiciona tus decisiones de compra en el supermercado en base a tus emociones, el neuromarketing. Su nombre responde a la fusión de los conocimientos derivados de la neurociencia y las técnicas del marketing para posicionar productos y conducir tu intención de compra.

El neuromarketing prepara una serie de estímulos para llegar a tus emociones a la vez que analiza el nivel de atención y respuesta ante esos estímulos. La idea es comprender que te agrada, a qué estímulo sensorial respondes con más atención al punto que incidan en tu decisión de compra.

Tal vez no lo sabías, pero los supermercados son un gran ejemplo de cómo se aplican las técnicas del neuromarketing. No dejan escapar ningún detalle, apelan a todos tus sentidos, sistema de valores y referencias conceptuales para delimitar el recorrido y ampliar los resultados de tu compra final.

Estrategias sensoriales y conceptuales del neuromarketing en el supermercado

Gracias al neuromarketing, nada es casual en los supermercados. La distribución de los pasillos así como la disposición de los productos está hecha para que tu experiencia de compra esté direccionada en todo momento. Un dato curioso de la distribución de los pasillos es que estos están orientados para que el consumidor se dirija hacia la derecha ya que por naturaleza tendemos a irnos hacia ese lado. En los estantes situados en la derecha se colocarán aquellos productos que más beneficios generen.

El campo visual de los compradores determina parte de la distribución de los productos en las estanterías, ¿te has fijado que los productos más costosos y más publicitados están ubicados a la altura de tu campo visual? También cabe destacar que aquellos productos que son menos publicitados o con una imagen de marca menor se colocan a la altura de los pies o de la cabeza dónde, de normal, tu vista no los alcanza en un primer vistazo.

Para muchas personas ir al supermercado es un momento familiar, por eso muchos productos están ubicados a la vista de los niños. Esta última se conoce como la segunda zona de contacto para que se realiza una compra por impulso. Los estudios afirman que los productos ubicados en estas zonas de contacto tienen un mayor porcentaje de venta. Como ejemplo de compras por impulso destinado a los niños podemos citar toda la bollería industrial así como caramelos que se colocan en las cajas para que los más pequeños puedan verlos y pedirle a su mamá o papá que lo compre.

El uso de los colores y sus significados tienen su incidencia. Los colores cálidos en el exterior invitan a entrar y los fríos en el interior incitan al gasto así como la disposición visible de los descuentos, con el antes y el después para dar la sensación de ganancia.

Lo estético, lo bello a la vista, siempre venderá porque te atrae como comprador, es por eso que observas la presencia de flores en distintas partes de los supermercados, especialmente en la entrada como gesto de bienvenida.

La disposición colorida de las frutas se asocia con la idea de los alimentos saludables. La disposición de las frutas y la presencia de las flores suelen dar una sensación de calidez y tranquilidad. Por último, el efecto halo donde se le atribuye el atractivo físico de una persona a la calidad de los productos.

El olor como engagement, de seguro te gusta el olor de las verduras frescas así como el olor del pan recién horneado. Estas sensaciones estimulan tu deseo al consumo y lo asocias con los sabores que te dan placer. Por ello si quieres pan, buscarás con qué acompañarlo y encontrarás toda la charcutería y productos con que puedas acompañar el pan cerca del área panadería.

Tan eficiente es el neuromarketing en el supermercado que a través del ritmo de la música determina tu estancia en la tienda. En momento de calma y pocos clientes te colocan música pausada para que te relajes y vivas la experiencia, mientras que en horas de alta demanda la música es más rápida para que aceleres tu compra.

Son muchos los conceptos y emociones a los que recurre el neuromarketing de los supermercados, el orden y el desorden como estrategia, el hecho de colocar los productos básicos alejados para llevarte a recorrer el super, el efecto pigmalión, los productos de recompesa, todas tienden a estimular tu subconciente e influir en tu compra final.

El neuromarketing que se realiza en el supermercado establece patrones generales para estimular tus sentidos de acuerdo a las tendencias de los gustos colectivos.

Los principios del neuromarketing de supermercados son aplicables a las tiendas online, con ajustes en el estilo por su puesto. También existe una dimensión ética que ha traído regulaciones en su aplicación, pero estos son temas que encontrarás en futuros post de Marketing4Food.

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Podemos ayudarle? llamenos l +34 968974666 / 665633512 o escribenos a eduardo@marketing4food.com Descartar

Send this to a friend