Debido al cambio climático el calentamiento global causa efectos en la maduración de las uvas. Por ejemplo, se produce disminución de la acidez, aumento de la concentración de azúcares, por lo tanto mayor graduación, y mayor frecuencia de enfermedades. Para contrarrestar estos efectos se trabaja en innovaciones en viticultura.  En relación con las nuevas tecnologías, se trabaja con levaduras mejoradas mediante evolución dirigida, es decir que son genéticamente modificadas. Otra línea investiga la aplicación de ultrasonido para extraer los compuestos fenólicos de las uvas tintas. Las novedades se informaron durante un encuentro técnico organizado por la Fundación para la Cultura del Vino.

Levaduras de evolución dirigida, una de las innovaciones en viticultura

El XV Encuentro Técnico de la Fundación para la Cultura del Vino, realizado en Madrid, tuvo su eje en el cambio climático. Una de las innovaciones en viticultura presentadas fue la utilización de opciones biológicas.

Santiago Benito, investigador de la Universidad Politécnica de Madrid, presentó una levadura que permite controlar la acidez de los vinos. En la misma línea están las investigaciones de Pilar Morales,  del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV) de La Rioja, adscrito al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Estas investigaciones proponen  mejorar variantes de levaduras no modificadas genéticamente mediante evolución dirigida. Según sus hallazgos, pueden utilizarse como herramienta natural para bajar el grado de alcohol durante los procesos de fermentación.

De hecho, se trabaja con levaduras no Saccaromyces que no producen ácido acético en condiciones aeróbicas, es decir, en presencia de oxígeno. El equipo del ICVV informó que patentó la levadura para su uso en determinadas condiciones. Además, ya se está trabajando para su desarrollo a nivel industrial.

Ultrasonido para mejorar coloración y calidad

Otra de las innovaciones en viticultura fue la propuesta de utilizar el ultrasonido para mejorar la coloración y calidad del vino.

Fue presentada por Rebeca Lapuente, experta de Agrovin, una Pyme especializada en productos enológicos y maquinaria para bodegas y almazaras. Se trata del proyecto Ultrawine. Esta innovación tecnológica acelera el proceso de maceración de las uvas reduciendo el consumo energético. Los fenoles son uno de los componentes más importantes del sabor del vino pero además tienen propiedades saludables

La máquina de ultrasonidos es del tipo LFHP. Se debe utilizar e las primeras etapas de elaboración del vino- Por ejemplo, reduce el proceso de maceración de cuatro días a seis horas, procesando el triple de uva con un consumo de energía treinta veces menor al tradicional.

Esta aceleración se logra gracias al fenómeno de cavitación. La técnica cuenta con la aprobación de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) y se está probando en España, Chile, Argentina, Estados Unidos y Nueva Zelanda.

Más innovaciones en viticultura para la adaptación y mitigación

El Encuentro Técnico fue también escenario de la presentación de otras innovaciones vitícolas. De hecho, el foco del encuentro estuvo puesto en uno de los temas que más preocupan a los vitivinicultores como es la adaptación enológica al cambio climático.

Así, se presentaron proyectos y experiencias como:

  • Vides resistentes a las enfermedades fungíneas, a cargo de Tomás Román, del Centro de Transferimento Tecnológico Fondazione E. March.
  • Mitigación en materia energética, por Javier Carroquino de la Universidad de Zaragoza.
  • Diseño y operación sostenibles de bodegas, por Justo Banegas de Alfatec.
  • Casos prácticos de estrategias de adaptación al cambio climático por parte de distintas bodegas, como Marqués de Riscal, Muga o Pago de Carraovejas entre otras.
  • Certificación Wneries for Climate Protection (WfCP), promovida por la Federación Española del Vino (FEV). Esta certificación define los criterios que debe cumplir una bodega sostenible desde el punto de vista ambiental. La certificación se centra en la reducción de emisiones contaminantes, la gestión del agua, la disminución de residuos, la eficiencia energética y el uso de energías renovables.

La Fundación para la Cultura del Vino y las innovaciones en viticultura

La Fundación para la Cultura del Vino fue creada en mayo de 1992 como una entidad dedicada a la difusión de la vitivinicultura. En 1997 se incorporaron cinco empresas privadas al directorio de la Fundación. De esta manera pudo comenzar el desarrollo de actividades concretas, ajustadas al ideario original.

En 2009 se agregaron otras dos bodegas al patronato, haciendo de la Fundación para la Cultura del Vino un referente en la divulgación de las connotaciones culturales del vino tanto dentro como fuera de España.

En oportunidad del XV Encuentro técnico, se buscó la unión entre el mundo académico y de investigaciones, a las prácticas de las empresas del sector, las bodegas y los técnicos en viticultura.

Rafael del Rey es gerente de la Fundación para la Cultura del Vino. Resaltó esta importancia y las innovaciones en viticultura presentadas. «Hay un planteamiento claro de sostenibilidad tanto en el viñedo como en la elaboración de vinos, con una visión muy clara y extendida de la necesidad de producir vino con métodos y técnicas que favorezcan la sostenibilidad»

En el caso de las bodegas, destacó algunas acciones desde la gestión de los residuos y de la energía hasta el cuidado de la viña «como paisaje y elemento natural que hay que preservar».

Tags: , , , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Hortiberia Alargado
BIA3 Agrogesa Marketing4food.