La inteligencia artificial y la Internet de las Cosas llegan también al mundo del vino a través de la etiqueta inteligente. Cada vez son más las bodegas que la adoptan. Además de asegurar la autenticidad y trazabilidad del producto, ofrece al consumidor experiencias inéditas. Por ejemplo, permite la interacción mediante el teléfono móvil. El desarrollo de etiquetas inteligentes comenzó en 2016 y la primera en utilizarlas fue la Bodega Ramón Roqueta en algunas de sus botellas. Ahora se suma la DO Ribera del Duero, con la bodega Matarromera.

La etiqueta inteligente en el mundo del vino

La etiqueta inteligente es un recurso basado en la tecnología NFC. Es la misma que hace posibles los pagos digitales con teléfono móvil. Su principal característica es que almacena datos en la nube, con lo que éstos están siempre disponibles para dar información del producto.

La etiqueta inteligente para vinos tiene varios objetivos. Para los productores, asegurar la trazabilidad de los embotellados y evitar las falsificaciones. En cuanto a los distribuidores, la etiqueta inteligente permite un mejor seguimiento desde la logística de almacenes y envíos.

Los consumidores se benefician al contar con información del producto desde que sale de la bodega hasta que llega a su copa. Además, ofrecen nuevos elementos de disfrute, con solo acercar el teléfono móvil a la etiqueta.

Las tecnologías desarrolladas permiten la utilización de electrónica impresa. Así, diversos sensores se incorporan a la botella, permitiendo obtener los datos del vino sin abrirlo y realizar diversos controles como temperatura e iluminación.

Experiencias desarrolladas

La primera etiqueta inteligente para vinos fue desarrollada por Eurecat y presentada en la edición 2019 del Mobile World Congress.

Ahora se suma la DO Ribera del Duero con su proyecto SmartLabels. En éste también participa Eurecat con dos clústeres nacionales y tres Pymes.

Son los clústeres del packaging y  Alimentario de Galicia, y las empresas IPE Industria Gráfica,  Cooperativa Vitivinícola Arousana SCG (Paco&Lola) y Bodega Matarromera.

Smartlabels, según explican sus promotores, fue el segundo proyecto seleccionado en la convocatoria de ayudas en apoyo a las Agrupaciones Empresariales Innovadoras de 2020, con la mayor puntuación en su valoración entre los postulantes.

El consorcio de participantes ha invertido hasta ahora más de 257.000 euros en este proyecto, que se está aún impulsando y testando en otras marcas de bebidas, aunque con la intención de exportarlo a otros sectores.

Otra experiencia es la desarrollada por Identylog, una empresa dedicada a implementar la tecnología NFC, que fue adoptada por muchos vinos españoles.

Vinos con etiqueta inteligente

Bodegas Matarromera, en la Ribera del Duero, implementó la etiqueta inteligente en una tirada limitada del vino Melior Tempranillo. La bodega consideró que esta tecnología, además de garantizar la trazabilidad y asegurar la autenticidad del vino,  «permite añadir nuevos elementos de valor para el consumidor, que éste interactúe con la marca, mejorando la experiencia de los usuarios y favoreciendo la difusión de la cultura del vino».

Así, el consumidor puede obtener información adicional de la bodega y el vino simplemente acercando su móvil a las etiquetas inteligentes.

Roberto Sanz Soblechero es Director de Comunicación de Matarromera. En un video explicativo sobre el proyecto SmartLabel, dijo que «estas etiquetas aportan un diferencial a toda la cadena de valor, desde nuestros propios usos internos, siguiendo la trazabilidad, la seguridad y el valor añadido del producto, hasta los propios consumidores, que con una etiqueta de estas características, con un solo clic y acercando el dispositivo móvil a la botella, acceden a la videocata del producto, conocer su origen, elaboración, consejos de maridaje y cómo es su elaboración». 

Otra bodega ribereña que se entusiasma con la etiqueta inteligente de la DO Ribera del Duero  es Bardos. En este caso, su etiqueta cuenta con tecnología de realidad aumentada en algunas de sus botellas. El consumidor puede activar mediante su móvil, vídeos, imágenes 3D interactivas y otros elementos multimedia que amplían la información y le permiten disfrutar de una experiencia única.

Sin embargo, no se debe confundir la etiqueta inteligente con otras propuestas, también novedosas, pero que no aportan los datos e información de la SmartLabel. Por ejemplo vinos con etiquetas que ofrecen experiencias interactivas, 3D, obras de arte cambiantes incorporadas o sensores de temperatura.

Tags: , , , , , , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.