Diferentes representantes del sector de la ganadería observan que los costes que dificultaron la rentabilidad en 2021. El sector vacuno de la leche es uno de los más afectado. No se debe tanto a los precios que perciben en origen como los costes de la mayor parte de los insumos. En muchos casos estos incrementos se arrastran desde 2020. La crisis de la ganadería afecta también a los productores de carne vacuna, criadores de cerdos o el sector cunícola, que no cubren los costos de producción. En cambio el cordero y la leche de cabra y oveja destinada a quesos lograron recuperarse.

Crisis de la ganadería: cómo afecta a cada sector

Los distintos sectores de la ganadería se ven afectados por diferentes factores que comprometen la rentabilidad. No siempre se trata de los precios sino que hay otros problemas.

Los representantes de los diferentes sectores informaron cómo afecta a cada uno de ellos la crisis de la ganadería. 

Por ejemplo, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Ángel Villafranca. Aseguró que el sector de la leche líquida de vaca está «pasando por muchas dificultades, situándose por debajo de los costes de producción». Explicó que también los criadores de cerdos pasan por un mal momento. Se debe a los costes de los piensos y caída de ventas en los mercados. En tanto, el vacuno de carne sigue sufriendo las consecuencias de los aumentos de costes a pesar de una ligera recuperación de los precios en origen.

Por otra parte consideró que 2021 fue un buen año para el cordero, que finalizó con precios altos y ganando parte del mercado que Reino Unido dejó libre en Centroeuropa. También fueron buenas las perspectivas de la leche de oveja y de cabra destinada a quesos.

Cierre de explotaciones y temas ecológicos profundizan la crisis de la ganadería

Pedro Barato es el presidente de Asaja, Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores. En referencia a la crisis de la ganadería, opinó que siguió avanzando en 2021, provocando la desaparición de dos explotaciones ganaderas por día en todo el país.

En su opinión, se debe al aumento de los costes de producción afectando principalmente al sector lácteo. Además, el sector porcino se vio afectado por bajas cotizaciones, en tanto que se debieron importar otros tipos de carne por la falta de oferta.

Coincidió con Ángel Villafranca en que el sector del ovino y el caprino de leche no resultó tan afectado ya que e algunos casos obtuvo buenos precios en origen, a pesar de la carestía de los insumos.

Barato abordó también la situación del sector ganadero en relación con las políticas del ministerio de Transición Ecológica y Consumo. En su opinión surgen acciones negativas para el sector ganadero, como la protección del lobo ibérico. El sector ganadero se opuso a la inclusión del lobo ibérico en el Listado de Especies de Protección Especial (Lespre) en 2021. Así, resulta prohibida la caza en todo el país. En cambio, para la ganadería, se necesita un control de la especie.

También mencionó como acciones negativas las que llevan a disminuir el consumo de carne por motivos supuestamente ambientales o saludables.

Aumentos de costes y precios bajos en origen

Los aumentos de costes se encuentran en la raíz de la crisis de la ganadería. Miguel Padilla, secretario general de COAG, informó que durante 2021 aumentó el precio de la mayoría de los insumos aunque muchos incrementos ya se arrastraban desde 2020. Por ejemplo, mencionó los cereales y oleaginosas, bases de los piensos para el ganado.   Para los productores de leche de vacuno, los costes de producción son de 40 céntimos el litro y el precio en origen es de 34 céntimos. En su opinión, es un caso palpable de incumplimiento de la Ley de la Cadena  Alimentaria.

En cuanto a la ganadería de carne, tanto cordero como vacuno en su opinión alcanzaron precios razonables, debido al aumento de la demanda y escasez de oferta.

Lorenzo Ramos es secretario general de UPA. En su opinión el año comenzó bien para la ganadería, pero durante los últimos seis meses se registraron grandes aumentos de los costes de producción. Perjudicó a ganaderos que habían firmado contratos a precios razonables antes de la suba. De esta manera, la mejoría en los precios no tuvo resultados positivos.

De hecho, los aumentos de precios no permiten cubrir los costes de producción en el sector cunícola, carne de vacuno y otras ganaderías.

En síntesis, la ganadería cierra un 2021 con dificultades a pesar de la mejora de algunas cotizaciones en origen y esperando conseguir  esperando nuevamente conseguir una rentabilidad razonable en 2022.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.