La Comisión Mixta Congreso y Senado para el Estudio de los Problemas de las Adicciones aprobó la regulación para limitar el consumo de bebidas energéticas. La PNL (Proposición no de ley) presentada por el PSOE contó con el apoyo de todas las fuerzas políticas. Consiste en una regulación del etiquetado, para alertar sobre los efectos secundarios del consumo elevado. El 62% de los adolescentes y el 30% de los adultos tienen un consumo prevaleciente de este tipo de bebidas.

Etiquetado para alertar sobre los efectos del consumo de bebidas energéticas

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, planteó una regulación de las bebidas energéticas. Se debe a su elevado consumo y los riesgos que suponen para la salud. En realidad, la actual legislación no define expresamente el concepto de bebida energética. Sin embargo algunas normas se refieren a las bebidas energéticas y también a las de alto contenido de cafeína.

Esta falta de definición genera dudas sobre sus ingredientes, concentración máxima y combinaciones.

Por este motivo, un informe de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) aconsejó incorporar al etiquetado la cantidad de cafeína procedente de todos sus ingredientes. Además, informar al consumidor todos los ingredientes activos. Y también los riesgos para la salud.

El etiquetado debería contener advertencias sanitarias sobre los efectos de su consumo aislado o combinado con otras sustancias. También, límite máximo aceptable de consumo y contraindicaciones entre otros elementos.

Según el estudio de AESAN, las consumen el 62% de los adolescentes y el 30% de los adultos. Pero la encuesta Estudes sobre el uso de drogas en las enseñanzas secundarias en España, reveló que 4 de cada 10 estudiantes de 14 a 18 años que toman alcohol, consumen estas bebidas. Y el 20% reconoce que mezcla el consumo de bebidas energéticas con alcohol.

Cafeína y consumo de bebidas energéticas

El estudio realizado por AESAN pone especial énfasis en el contenido de cafeína, ingrediente principal de estas bebidas.

Es porque generalmente está acompañada por otros ingredientes, como taurina, L-carnitina, vitaminas y extractos de plantas.

Esto genera dificultades para que el consumidor comprenda los alcances de estos contenidos. Además, se debe establecer claramente la diferencia entre refrescos y bebidas energéticas.

El consumo de bebidas energéticas implica la ingesta de cafeína en cantidades que pueden ser perjudiciales para la salud. Por ejemplo, una ingesta superior a 1,4 mg./día se asocia a alteraciones del sueño, como latencia y reducción de la duración. Un consumo superior a 3 mg/día genera efectos cardiovasculares, neurológicos y trastornos del comportamiento.

A pesar de esto, las bebidas con 32 mg. de cafeína cada 100 mililitros son las más consumidas.

Las limitaciones en el consumo de bebidas energéticas deberían ser:

  • No más de 200 ml. en niños de 11 a 13 años.
  • Hasta 250 ml. en niños y adolescentes, es decir, de 14 a 17 años.
  • No más de 300 ml. para adultos jóvenes, de 18 a 30 años.

Teniendo en cuenta otros componentes, AESAN asegura que únicamente es seguro el consumo diario de 250 ml. de bebida energética para personas de 60 a 70 Kg.

Posición de cada una de las fuerzas políticas ante la regulación del consumo de bebidas energéticas

La mayoría de partidos estuvo de acuerdo con que el Gobierno mejore el etiquetado de las bebidas energéticas para alertar de sus efectos secundarios cuando su consumo es elevado, especialmente los jóvenes.

Los socialistas, que presentaron el proyecto, solicitaron también regular la publicidad y poner en marcha acciones de sensibilización dirigidas a jóvenes sobre los riesgos del consumo de bebidas energéticas asociadas a otras sustancias o alcohol. Por otra parte el proyecto incluye la recomendación de que no se vendan estas bebidas a menores de 16 años. Otro aspecto es la elaborar campañas de educación y comunicación con el objetivo de aumentar el conocimiento a la población sobre estas bebidas.

El PP compartió esta postura, pero reclamó una legislación sobre la materia, argumentando que el gobierno tiene la facultad de realizar el etiquetado sin necesidad de una PNL:

Unidas Podemos aprobó el texto ya que en su opinión fomenta el consumo responsable de bebidas energéticas.

Vox también se mostró favorable de la PNL pero pidió mayor información sobre la indicación de consumo diario recomendado.

Desde el PNV, la senadora Nerea Ahedo anunció el voto favorable de su agrupación, pero aclarando que se está tratando una cuestión de salud pública y no de adicciones.

Otras iniciativas aprobadas en la Comisión

La Comisión aprobó otras proposiciones no de ley. Entre éstas, una relativa a mejorar la prevención del tabaquismo y la protección de los fumadores pasivos. En tanto, se aprobó otra destinada a regular la publicidad, patrocinio y promoción del juego en los deportes electrónicos.

Tags: , , , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 Agrogesa Marketing4food.