El ministro de Consumo, Alberto Garzón, anunció la próxima regulación de la publicidad de alimentos poco saludables dirigidos a niños.  Se debe a los datos de sobrepeso y obesidad infantiles en España. El problema afecta al 40% de los niños entre 6 y 9 años, Sin embargo, el Consell de l’Audiovisual de Cataluña advirtió que se deben incluir las plataformas de intercambio de videos y redes sociales. Estos nuevos medios, territorio de “influencers”, tienen gran ascendiente sobre el público infantil.

“Influencers” y consumo de alimentos poco saludables

El Consell de l’Audiovisual de Cataluña (CAC) advirtió que la regulación de la publicidad de alimentos poco saludables destinada a niños, debe incluir las plataformas de intercambio de videos y redes sociales.

Es porque estas plataformas son ampliamente consumidas por niños y adolescentes. Según la asociación, youtubers, tiktokers y otros “influencers” aparecen ingiriendo productos no saludables. Es decir, ricos en grasas, azúcar y sal agregada. También consumen bebidas energéticas. Todo esto, acompañado de mensajes de complacencia.

Por ejemplo, un video en Tik Tok, una plataforma preferida por niños de 13 a 16 años, contiene el siguiente mensaje: “Chavales me acaba de llegar algo que vais a flipar. Mirad que tengo por aquí (muestra un paquete de galletitas de chocolate). Pero bueno ¡Dios! Lo primero que voy a hacer es probar este (nombre del producto) gigante, que diréis ‘¿qué es eso? ¡El cielo, amigos, el cielo!”

Otro video en la plataforma Twicht, en la que el 14% de los usuarios tiene entre 13 y 17 años, dice lo siguiente: “Pienso hincharme a (nombre del producto) todos los directos, primero, porque me encanta, y segundo, porque me han mandado como 800 kilos […] y lo tengo que usar.”

El estudio mostró también los riesgos de la viralización. Por ejemplo, muchos videos instan a los niños a aceptar retos como grabar coreografías o escenas con el producto en cuestión. Por supuesto, etiquetarse en la red social. Uno de estos retos, de una marca de papas fritas, obtuvo 600 millones de visualizaciones.

Conclusiones del estudio

El informe realizado por el CAC se inscribe en la Directiva de Servicios de Comunicación Audiovisual de la Unión Europea. Según ésta, los Estados miembros deben velar por que la publicidad en comunicaciones comerciales audiovisuales realizadas en su jurisdicción sea fácilmente identificable.

Además, la normativa añade que los Estados miembros deben animar a reducir la exposición de los niños y los adolescentes a comunicaciones comerciales relativas a alimentos poco saludables. Es decir, los que contienen grasas, ácidos grasos trans, sal o sodio y azúcares agregados.

El CAC analizó 50 videos de publicidad de estos productos publicados en plataformas de intercambio de videos y redes sociales. Las conclusiones fueron las siguientes:

  • Las plataformas analizadas reúnen entre todas 127 millones de seguidores.
  • Los videos tuvieron 30 millones de visualizaciones.
  • En el 75% de los casos, aparecía un “influencer” consumiendo esos productos con un mensaje positivo.
  • El 32% de los videos incluía mensajes en torno a dichos productos, susceptibles de impulsar su consumo entre los menores de edad.
  • Más del 50% de los videos incluía publicidad encubierta.
  • El 58 % de los contenidos analizados no advierten de la presencia de publicidad. Si lo hacen el mensaje es de difícil comprensión para los menores o pasa desapercibido.
  • El 42,0% utiliza expresiones heterogéneas (“publi”, “sponsor”; “patrocinio”; “promoción”). En tanto, pueden expresar un agradecimiento a la marca. Este mensaje no se interpreta conscientemente como publicidad. Sin embargo, deja su huella en la mente infantil.
  • Los supuestos alimentos eran principalmente aperitivos salados, patatas fritas, galletas, bollería industrial, golosinas y bebidas energéticas.

Asociación con factores de obesidad y sobrepeso

El consumo de alimentos poco saludables es uno de los factores que contribuyen a la obesidad y sobrepeso infantil. Sin embargo, no es el único. También en este caso, el CAC advirtió la repercusión de los “influencers” en estilos de vida que agravan el problema.

Por ejemplo, asocian el consumo de esos productos con jugar videojuegos o visionar videos. Es decir, con el sedentarismo. Incluso los promocionan como sustitutos de las comidas principales.

Otro factor que influye en el sobrepeso es la falta de descanso reparador. Por ejemplo, una influenciadora aparece bebiendo una bebida energética con el siguiente mensaje: “Me estoy tomando un (nombre del producto) porque la verdad es que necesito energía, me estoy muriendo. Estoy muy cansada, ¡buf!” “Necesito energía full. No he parado, no he dormido una m…”

El presidente del CAC, Roger Loppacher, reiteró la necesidad de que la nueva regulación incluya las plataformas de intercambio de vídeos y las redes sociales dado que son los medios más utilizados por niños y adolescentes.

Tags: , , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable