En un mundo tan cambiante e interconectado como el actual hay que anticiparse a los nuevos desafíos, saber detectar las nuevas oportunidades que surgen y por supuesto, responder a las nuevas necesidades que los consumidores trasladan a los productores, todo ello a través de mejoras en la calidad de productos existentes, ampliación de cartera y servicios y buscando fidelizarlos.

La vida cambia, cada vez más rápida, los intereses de los consumidores y sus preocupaciones también y por eso el sector agroalimentario tiene que prever situaciones de altas demandas, evitar la escasez, poder ofrecer más transparencia, más trazabilidad, más seguridad alimentaria, pero también poder satisfacer las necesidades éticas de los consumidores, la sostenibilidad, la digitalización están a la orden del día y es perentorio adaptarse a estos nuevos ritmos y demandas. Hay que replantearse formas de producir, de transportar, almacenar, distribuir, envasar… Consiguiendo atender a varios vectores, fidelizar al consumidor, llegar a nuevos posibles clientes y reducir los costes.

Todas estas necesidades para los productores, para los distribuidores, para los almacenes y las superficies, los qué, los cómo y los por qué, podrás leerlos antes aquí, en la sección de Actualidad de Marketing4Food, la revista de de marketing digital decana en este sector.