Anecoop, la primera empresa hortofrutícola del Mediterráneo, ya perdió 18 millones de euros de su facturación por efectos de la guerra contra Ucrania. Equivalen al 1,20 % del total comercializado en sus filiales de Rusia y Polonia.  En realidad, desde 2014 que las exportaciones de Anecoop a Rusia se veían resentidas. No obstante continuaba la comercialización de vinos. Sin embargo, Rusia acaba de devolver 11 contenedores de vinos. Ahora, la cooperativa está volcada totalmente a paliar la crisis humanitaria de sus trabajadores en Polonia, muchos de ellos ucranianos.

Anecoop ya sufre los efectos de la guerra de Rusia contra Ucrania

Los efectos de la guerra en Ucrania ya impactan en Anecoop, la primera empresa hortofrutícola del Mediterráneo. A la fecha, perdió mercados por un valor cercano a los 18 millones de euros. Equivalen al 1,2 % de la facturación de esta cooperativa con filiales en Rusia y Polonia.

Sin embargo no es el único caso. De hecho Joan Mir, director general de Anecoop, precisó que esta cooperativa presencia a nivel nacional e internacional, «está en la misma situación que otras muchas empresas españolas«.

De hecho, la cooperativa valenciana tiene negocios desde hace años con Rusia y Ucrania. Es cierto que desde la crisis anterior, en 2014, Rusia vetó la entrada de productos frescos como frutas y hortalizas. Sin embargo, continuaba el comercio de vinos por unos 8 millones de euros auales. En tanto, Ucrania seguía comprando frutas, hortalizas y vinos por 3 millones de euros.

A partir de la guerra declarada el 24 de febrero pasado, Rusia devolvió 11 contenedores de vino de Anecoop. En tanto, no se sabe si un cargamento que estaría llegando a destino podrá venderse. Además, se encuentran paralizados los pedidos.

Ayuda humanitaria de Anecoop

Desde la empresa informaron que en este momento están totalmente  volcados en ayudar a la crisis humanitaria, otro de los efectos de la guerra.

Por ejemplo, con envío de productos, acogimiento de refugiados y preparación de envíos de fruta gratis a los futuros albergues. Joan Mir explicó que «todas las empresas que estamos trabajando tenemos unos riesgos y hay una gran preocupación en todos los sectores y empresas».

Sin embargo, Anecoop es una cooperativa de gran prestigio en Rusia. De hecho, una de sus filiales permanece abierta. En ésta trabajan cinco personas. Además, en la filial polaca trabajan 34 ucranianos.

El directivo informó que durante toda la semana funcionó un dispositivo entre el personal para ayudar a las personas desplazadas por efectos de la guerra.

Situación de los mercados de la región antes de la guerra

Más allá de los actuales efectos de la guerra, los mercados de Rusia y Ucrania ya presentaban dificultades. Mir recordó que en 2014 perdieron el mercado ruso por el veto hacia los frescos, que suponía para la entidad casi 30 millones de euros. Aunque Anecoop los absorbió buscando nuevos destinos, otras empresas también hicieron lo mismo. Así, aumentaron la oferta y la competencia en Europa, con la consecuente baja de precios y una crisis que duró dos años.

También el pasado 1 de enero hubo un embargo alimentario de seis meses por parte del gobierno de Bielorrusia a los países de la Unión Europea. Se prohibió el ingreso de hortalizas, frutas y cítricos europeos.

Según Mir, «en 2014 se perdieron 30 millones al perder el mercado ruso y Anecoop, con unas cifras menores, siguió actuando con normalidad; ahora, la cifra de pérdidas es mucho menor y Anecoop, más grande».

Otras empresas españolas que sufren los efectos de la guerra

Según un estudio de la consultora D&D, las empresas españolas que tienen filiales en Rusia y Ucrania son las que más sufrirán los efectos de la guerra.

La consultora, en base a información de ICEX, identificó 180 empresas españolas con filiales en ambos países.

Entre éstas hay varias del rubro de alimentación, con productos como:

  • Resto de vinos.
  • Almendras, avellanas y otros frutos secos.
  • Grasas y aceites vegetales.
  • Alimentos diversos.
  • Conservas de frutas.
  • Pastas alimenticias y preparados de cereales.
  • Aditivos para alimentación.
  • Sopas y caldos.

Según distintos estudios, el sector agroalimentario español será el que más sufrirá los efectos de la guerra ya que desde hace ocho años viene padeciendo restricciones comerciales.

De hecho, la responsable de la Cámara de Comercio Hispano Rusa, Anna Sergeeva, dijo a El Economista que  «la marca España, que tenía bastante solidez en Rusia, se ha quedado acotada a solo dos productos estrella: vino y aceite».

 

Tags: , , , , , , , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable