El mal negocio de los supermercados online

mysupermarket.co.uk lider en comparadores de precios supermercados en UK

 

Según datos aportados por El Mundo las grandes cadenas tendrían que aumentar sus precios un 20% para poder compensar el coste que conlleva el envío a domicilio. El presidente de Mercadona: “Nuestra web es una mierda”. El presidente de Mercadona no se ahorra calificativos a la hora de valorar la web de compra online de su propia cadena, y es que dice textual que «es una mierda» e insiste en que se pierde dinero con ella.

Otras cadenas son menos claras, pero todas reconocen que no ganan dinero vendiendo en internet, y es que esta opción se ofrece porque es un servicio que los consumidores demandan y no se pueden permitir el lujo de perderlos.

Los grandes supermercados online restan rentabilidad, y es que hay empresas a las que sí que les funciona este tipo de venta pero a las grandes marcas no. ¿Por qué a las pequeñas sí les funciona si tienen menos recursos?

  • Las pequeñas empresas a las que les funciona el supermercado online no se dedican al negocio de distribución alimentaria, sino que ofrecen productos de diferentes cadenas sin poseer una marca propia y eso que se ahorran. En empleo también ahorran dinero, ya que sus trabajadores no son carniceros ni fruteros, sino alguien que va a una tienda, compra lo que has pedido y te lo lleva a casa.
  • Hay muchas tiendas físicas a mano. La macrodistribución de los grandes supermercados dificulta que a la hora de cualquier urgencia, te dirijas a la web en lugar de a ese lugar físico, puesto que resulta más complicado y en situaciones de necesidad y rapidez se suele acudir mucho más al establecimiento físico.
  • En la web compras menos caprichos. Se llevan a cabo menos técnicas de marketing para acelerar las ventas y el consumidor se deja guiar por menos deseos para ceñirse a lo que puramente necesita. Hay una parte de compra por impulso que se pierde. La vista hace mucho.

Los españoles hacemos poco la compra en internet: representa apenas el 1% de las ventas de productos de gran consumo. El problema, la razón por la que no hacemos más la compra en internet, es sobre todo por la gran diferencia de precio que supone la entrega a domicilio. Para que a las grandes cadenas les saliera rentable vender online tendrían que subir los precios entre un 15% y un 20%, y por supuesto, menos consumiría el cliente. La pescadilla que se muerde la cola.

Todas las cadenas pierden dinero con las web de supermercados online y el que diga que no, miente. Amazon tampoco se forra vendiendo leche. Lo que hace es aprovechar su negocio logístico: el pedido de alimentación va en el mismo espacio donde se ha metido previamente un libro o una camiseta.

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Podemos ayudarle? llamenos l +34 968974666 / 665633512 o escribenos a eduardo@marketing4food.com Descartar

Send this to a friend