Las siete maravillas de la gastronomía española

 

Esta iniciativa busca el reconocimiento de los mejores platos típicos como Patrimonio Inmaterial de la Unesco.

Las papas arrugadas, el jamón, la paella, el pulpo a la gallega, la tortilla de patata, la Quesada y los paparajotes murcianos.

Estas son las siete delicias culinarias que han ganado una iniciativa que promueve el reconocimiento de la gastronomía española como Patrimonio Inmaterial de la humanidad por la Unesco. Esta iniciativa ya la llevaban a cabo países como México, Francia, Japón y la cocina Mediterránea, a las que ahora sigue España apoyada entre otros por la Federación Española de Hosteleraía, la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, escuelas de gastronomía y la aragonesa Hospedería El Batán de María José Mena que cuenta con una estrella Michelín.

El podium sin duda para un plato tradicional que desde bien pequeños implantamos en nuestra dieta, como lo es el jamón, este producto es muy consumido en España y son diferentes las elaboraciones y denominaciones que de él existen.

Las papas arrugadas dan nombre a un modo particular de cocinar las patatas y que es característico de las Islas Canarias. El método se pasa en hervir las patatas sin pelar añadiendo mucha sal, mejor sal marina, de modo que cuando estén a punto y una vez quitada el agua que sobra, quede una costra salina sobre la cáscara. Se suelen acompañar con carnes o pescados, pero también pueden comerse solas o servirse como una tapa.

El pulpo a la gallega es por supuesto un plato tradicional de Galicia y básico en su gastronomía, aunque su consumo se ha generalizado por toda España. Se elabora utilizando un pulpo cocido entero y se puede aderezar con diferentes especias después de cortarlo.

La paella es una receta que se cocina a base de arroz, y que tiene su origen en la Comunidad Valenciana, y que hoy día es popular en toda España pero también en otros países. Se cocina junto con otros alimentos con mucha variedad, como pueden ser carnes, verduras o pescados. La variedad es tremenda.

La tortilla de patatas es uno de los platos más conocidos y emblemáticos de la cocina española, es un producto tan popular que se puede encontrar en casi cualquier bar o restaurante. En otras culturas tiene variantes, y aunque no incluye todos los ingredientes, se le sigue llamando “tortilla”.

La Quesada es un plato de los más representativos en Cantabria aunque también se consume mucho en Burgos y Palencia. Se compone de leche de vaca cuajada que se acompaña de mantequilla y harina de trigo, huevos y azúcar. Se suele aromatizar la mezcla con limón rallado y canela en polvo. Al añadirle canela se convierte en torrija pasiega.

Los paparajotes son un postre típico de la huerta marciana, y están hechos con hojas de limonero recubiertas con una masa hecha básicamente con harina y huevo que se fríen y espolvorean con azúcar en polvo y canela. En la actualidad es un plato típico y que por excelencia se consume sobre todo en las fiestas de Primavera de Murcia junto a los puñuelos como algo representativo.

A la fase final también llegaron algunos platos aragoneses, como el pollo a la chilindrón, y otros tantos muy populares del resto de la geografía española, entre ellos el gazpacho andaluz, la fabada asturiana, la ensaimada mallorquina, la crema catalana, el marmitako vasco y las migas extremeñas.

El concurso ha fomentado la movilización social e institucional en apoyo a los platos. Incluso algunos han sido lo más comentado en las redes sociales.

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Podemos ayudarle? llamenos l +34 968974666 / 665633512 o escribenos a eduardo@marketing4food.com Descartar

Send this to a friend