Las marcas de lácteos se adaptan a los intolerantes

 

De entre los mamíferos, sólo el ser humano consume leche después de la lactancia materna. En la cultura occidental, el consumo de leche de vaca o cabra está más que asumido y, de hecho, son muy pocos los productos que se comercializan en occidente que adolecen de esta materia prima de procedencia animal. Países tan alejados de la cultura gastronómica occidental como China o Japón apenas consumen productos lácteos.
En la actualidad, aproximadamente un 15 % de la población  española  padece intolerancia a la lactosa, una enfermedad hereditaria y permanente que se manifiesta en forma de cólicos, inflamación del abdomen, flatulencias, desnutrición, erupciones en la piel o incluso estreñimiento. A pesar de este alto porcentaje, la comunidad médica insiste en que posiblemente este porcentaje sea superior, ya que hay un gran número de personas que no están diagnosticadas y que posiblemente sufran esta dolencia.
Con el objetivo de responder a las nuevas necesidades de la sociedad en general, y del colectivo de intolerantes a la lactosa en particular, reconocidas marcas especializadas en la elaboración de lácteos y sus derivados han volcado su tiempo y recursos en la investigación para el desarrollo de nuevos productos alimenticios elaborados sin lactosa.  La reconocida marca española de productos lácteos Kaiku es un ejemplo de ello.

 

alergia a la lactosa

 

Avalada por la Asociación de Intolerantes a la Lactosa de España (ADILAC), la marca Kaiku ofrece al consumidor una completísima gama de productos sin lactosa que incluye leche en todas sus variantes –desnatada, entera o semi-, batidos, quesos o yogures. Todos estos productos incorporan en su packaging un sello de recomendación que otorga la mencionada asociación en el que rezan las palabras “NO lactosa”.
El Grupo Leche Pascual también se ha unido a la lucha contra la lactosa: A sus productos tradicionales ha añadido leche desnatada y semi-desnatada. Con el lema “Vuelve a disfrutar de la leche”, la marca de leche mejor valorada por Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) invita al consumidor intolerante a la lactosa a no dejar de lado el hábito cultural del consumo de leche.
Éstas y otras marcas tradicionales especializadas en lácteos se resisten a desaparecer de la vida cotidiana de más de un 15 % de la población española. La comunidad científica, con opiniones muy dispares y contradictorias en su seno en lo que respecta al consumo de leche en adultos, parece tener la clave del asunto. Mientras que investigadores de la talla de Jeffrey Holly -Catedrático de Ciencias Clínicas de la Universidad de Bristol, en el Reino Unido-, hablan de los supuestos beneficios del consumo de leche en adultos como si de un mito cultural se tratase, otros afirman que no pueden demostrarse por el método causal las supuestas consecuencias negativas para la salud del consumo de lácteos.
Mientras la ciencia discute, las marcas prosiguen con sus campañas para fidelizar consumidores a través de nuevos productos que dan a conocer a través de sus departamentos de comunicación y marketing.

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Podemos ayudarle? llamenos l +34 968974666 / 665633512 o escribenos a eduardo@marketing4food.com Descartar

Send this to a friend