Las consecuencias de una guerra de precios

low cost alimentacion discount

 

La guerra de precios dentro del sector del gran consumo en Francia puede ser iluminador para fabricantes y distribuidores de otros países europeos, como puede ser España o Italia. Dos mercados que se encuentran en un proceso de deflación o estancamiento de precios en el gran consumo y están situados en la primera etapa de una guerra de precios.

Por esta razón IRI ha lanzado el estudio ‘FMCG Price War in France – An Overview and Lessons for other European Countries’, que permite apreciar cómo la reducción del precio no siempre conlleva un incremento del volumen de ventas, ni mejora el rendimiento deseado por los fabricantes y distribuidores.

Guerra de Precios

Desde que comenzó la guerra de los precios en Francia, la deflación se ha situado alrededor del 2,6% en hipermercados y supermercados, pero no ha repercutido en un incremento del consumo y tampoco lo ha hecho en los resultados de la distribución.  Las conclusiones que ha facilitado este estudio es que el precio no es el elemento principal de ventas, el mayor impacto lo tiene un amplio surtido, seguido de las promociones y, por último, el precio.

De momento, esta guerra de precios en Francia ha impulsado sólo ciertos sectores y marcas, no obstante en todos los segmentos se han redujo los precios; especialmente en aquellos que habían perdido ventas, que había sufrido deflación, en combinación con algunas acciones promocionales.

Marcas del fabricante

Al presentar precios más bajos, los consumidores reconsideran sus opciones y adquieren más marcas del fabricante. En el caso de Francia, la deflación ha permitido que las marcas del distribuidor pierdan cuota antes las marcas del fabricante, que ahora están más que preparadas para competir contra la tan temida marca blanca.  El comprador puede optar por marcas y productos de mayor rango y el ahorro es reinvertido en sus compras diarias. Los precios se redujeron un 1,3% en el año 2014 y la cesta de la compra incrementó su precio un 0,3%.

La guerra de precios está afectando directamente al consumidores, ya que reduce las opciones para el consumidor y los niveles de innovación, además deriva en productos de menor calidad. IRI avisa que la guerra de precios que sufrió Holanda hace diez años impactó de forma muy negativa en los niveles de surtido e innovación.

Noticias Relacionadas

¿Un ecommerce de bebidas espirituosas de Lidl?

El 77% de los usuarios se fija en el precio antes de adquirir aceite

Codornew, la nueva marca de Codorníu dirigida a la generación Millennials

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Podemos ayudarle? llamenos l +34 968974666 / 665633512 o escribenos a eduardo@marketing4food.com Descartar

Send this to a friend