La Casera lleva el sabor de España a Viena en su última campaña viral #somos distintos

 

 

La historia publicitaria de La Casera es tan intensa y larga que nada tiene que envidiar a la de cualquier otro refresco nacido en Estados Unidos. Con reminiscencias de la cultura y sociedad españolas, los anuncios de La Casera siempre se han caracterizado por una clara asociación entre el refresco español por excelencia y los momentos veraniegos y felices de las familias españolas.

Pero los tiempos cambian, y ello a pesar de que es cierto que la sociedad española del siglo XXI continúa teniendo un marcado carácter mediterráneo, desenfadado y fresco, tal y como reflejaban los anuncios de La Casera del siglo pasado. Si hace años la marca mostraba en sus anuncios, siempre con un toque de humor, a la familia española reunida en torno a una mesa con casera o alguna escena que traía reminiscencias del descanso veraniego, ahora los creativos publicitarios de esta reconocida marca han optado por continuar con esa línea, pero adaptándola a los nuevos tiempos que vive España, unos tiempos marcados por la crisis y por la emigración de los jóvenes españoles a otros lugares del mundo con el fin de encontrar empleos cualificados.

Publicidad viral

Pero la adaptación a los nuevos tiempos en lo que se refiere a publicidad no sólo afecta al contenido de un anuncio, sino también al soporte y al nuevo paradigma comunicativo que durante este siglo viene imponiéndose en el entorno del consumidor. Los creativos de La Casera lo saben, por ello han optado por la creación de un viral en el que se narra la historia de Alejandro Martín, un joven ingeniero de aguas natural de Málaga que optó por marcharse a Viena.

Hace escasos días desde que los medios de comunicación se hicieran eco de que España es uno de los países europeos que mayor saldo migratorio negativo posee. Alejandro es uno de esos jóvenes que en su día decidió partir desde España hacia otros lugares. Como cualquier otro joven español emigrante, también extraña su ciudad natal, los productos típicos de su tierra, como el espeto, los veranos desenfadados en terrazas con amigos y familia. Alejandro extrañaba esos momentos en los que siempre aparecía, como es tradicional en España, un tinto de verano elaborado con La Casera.

Historias que emocionan

Con estos ingredientes, era de esperar que La Casera emocionara a los consumidores y usuarios de la red. La marca ha combinado de manera magistral sus valores corporativos de toda la vida con la nueva situación social que vive España, y para ello se ha llevado el chiringuito habitual de Alejandro a una plaza de la capital de Austria, Viena. En apenas unos días, y bajo el hashtag #somosdistintos, el viral ya ha alcanzado las casi cuatrocientas mil visitas.

Espeto, amigos, familiares, brindis y hasta su perro, y todo para sorprender a quien extraña su país, su ciudad, su Málaga natal. En ocasiones, casi tres mil kilómetros se quedan en nada.

Noticias relacionadas

Honey Maid o cómo transformar el odio en amor y las críticas en campaña de RSC

Pepsi crea un nuevo viral con ingredientes que recuerdan a la ciencia ficción

Coca-Cola crea una máquina expendedora sólo visible para los enamorados en San Valentín

 

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Podemos ayudarle? llamenos l +34 968974666 / 665633512 o escribenos a eduardo@marketing4food.com Descartar

Send this to a friend