La carne fresca y sus retos en el sector de la gran distribución

 

La exigencia del consumidor con respecto a los productos frescos contribuye en gran medida a que éste prefiera adquirirlos en las tiendas especializadas y tradicionales frente al canal de la gran distribución. Así, y tal y como recuerda la consultora Kantar Worldpanel, en España se adquiere más cantidad de producto fresco a través del canal especialista que a través de la gran distribución.

Las razones de esta tendencia, que se agudiza más cuando se trata de comprar productos cárnicos, giran en torno a conceptos como la variedad, la calidad o incluso la confianza y el asesoramiento. En este sentido, la New Sectors Manager de Kantar Worldpanel, Nuria Tobia, ha señalado que las cadenas tienen un doble reto al que enfrentarse que consiste en igualar la tienda tradicional en lo que se refiere a calidad por un lado, y conseguir la fidelidad del cliente, el hábito de compra que sí que tiene la tienda tradicional, por otro.

La estrategia de los frescos

Lejos de generar una gran cantidad de beneficios, los productos frescos como la carne cumplen con una función esencial dentro de las superficies comerciales; por un lado generan tráfico en la superficie, y por otro lado fidelizan a los consumidores. Esta función es demasiado importante como para no trabajarla o no sacarle el máximo provecho; los frescos son la clave, uno de los puntos estratégicos de la distribución.

A pesar de ello, la tendencia de hacer la compra de productos frescos en el canal dinámico –restando así volumen al canal tradicional- está suponiendo una contracción generalizada del mercado que se aproxima al 5% en valor con respecto al ejercicio 2013.

La carne, reina de los frescos

Dentro de la categoría de los perecederos, la carne fresca continúa siendo el producto más importante de la cesta de la compra, y representa el 26% del gasto total. No en vano, los consumidores españoles actuales sienten predilección por la carne fresca: el 90% consume algún tipo una media de cuatro veces a la semana.

Los motivos de esta preferencia son sobre todo dos: la carne fresca gusta a los miembros del hogar y además es un producto práctico. Poco se para a pensar el consumidor español en la salud o en la educación alimentaria, gran asignatura pendiente, ya que sólo el 10% de las veces se tiene en cuenta este motivo a la hora de elegir un producto u otro frente al 17,6% de la media de los alimentos que se consumen.

Gran consumo y carne

En cuanto a la predilección en el tipo de carne, el ave continúa siendo la más consumida en España, con un 42,2% del volumen del mercado (31% en valor). El cerdo ocupa el segundo puesto del ranking de las más consumidas, con un 29% en volumen y en valor. La carne de vacuno por su parte es una de las menos consumidas, con un 15,5% en volumen y 24,4% en valor.

Entre las cadenas de gran distribución, Hiper Carrefour es la que más y mejor valoran los consumidores en lo que se refiere a la sección de carnicería. Este hecho ha provocado que crezca sobre todo gracias a las transferencias con el canal tradicional.

Noticias relacionadas

Ranking de generosidad de marca en la Gran Distribución según Affinion

Nuevos retos para el sector del gran consumo

¿Qué mercados son prioritarios para la industria de alimentación y bebidas?

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Podemos ayudarle? llamenos l +34 968974666 / 665633512 o escribenos a eduardo@marketing4food.com Descartar

Send this to a friend