Gallina Blanca

 

Gallina Blanca es la historia de éxito de una marca que pese a todas las dificultades que un entorno hostil pueda suponer, no solo las supera sino que creativamente ubica oportunidades en el mismo entorno, para sostenerse y crecer. Una de las marcas de mayor penetración en España, Gallina Blanca ha formado parte de la alimentación de generaciones que encontraron en sus novedosos productos una alternativa práctica y nutritiva para su alimentación. Hoy día, el éxito de Gallina Blanca se manifiesta en su presencia en 70 países, con marcas tan recordadas como la sopa “Avecrem” y los caldos “Gallina Blanca”.

Historia de Gallina Blanca

Lluis Carulla, abogado catalán, fue sin duda el impulsor y arquitecto detrás del éxito de Gallina Blanca. Un visionario por naturaleza, desde los mismos inicios de esta empresa tenía una idea muy clara de lo que quería hacer como empresario, así como de los medios que necesitaba para alcanzar sus objetivos. Carulla estaba muy empapado de las herramientas de mercadotecnia americanas y como estas, acompañadas de la tecnología para la innovación eran elementos fundamentales para un éxito empresarial y comercial duradero; por lo que siempre procuro aplicarlas, a lo largo de toda la historia de Gallina Blanca.  Carulla nos demuestra cómo cuando se mantiene una visión clara, las dificultades solo pueden verse como procesos de aprendizaje.

Gallina Blanca nace en medio de la Guerra Civil, en el año 1937. Lluis carulla tenia conocimiento de  que había un proceso para generar cubitos de caldo, lo cual en su concepto tenía un gran potencial de comercialización por lo práctico del producto. Carulla estimaba que no solo ante el público en general el cubito podía ser un éxito, sino que podía servir de una excelente alternativa para las tropas en guerra.  Varios empresarios españoles estaban tras la fórmula adecuada del cubito para la comercialización, pero fue Carulla quien la pudo aplicar exitosamente. Viendo el éxito del producto, Carulla visualizo una gran corporación, integrada verticalmente, que se dedicara no solo al sector alimenticio, sino que atacara también el segmento de cuidado personal, viendo a Gallina Blanca como una marca de alimentación dentro de un conglomerado al estilo de Unilever, de quien tomaba muchas ideas de mercadeo.  A partir de allí, el camino de Gallina Blanca estuvo pavimentado de éxitos, basándose en un enfoque constante de investigación, innovación, tecnificación y un olfato instintivo para los buenos negocios y la ubicación de nichos de mercado no atendidos. Parte de estos pasos, lo fueron la construcción en 1941 de un parque de explotación agrícola integrado verticalmente a la marca Gallina Blanca, y la introducción a partir de año 43 de una cantidad de nuevos productos: guisos, paellas infantiles, flans, leches. En 1952 con la introducción de la sopa de sobre (una completa innovación para la época) y la puesta en marcha entre 1955 y 1957 de tres grandes fábricas en Barcelona, Tudela y Corcurbion, que atendían a la creciente diversificación de la marca. Así mismo, en la década de los 60, se consolida la diversificación mediante la asociación con distintas compañas alimenticias de Estados Unidos y Europa. De esta forma, ya en los años 80, Gallina Blanca y su matriz Agrolimen, son una corporación madura que esta lista para dar el paso a la internacionalización, algo que hacen decididamente y de forma imparable hasta la actualidad. El año 1983 será testigo de este empeño, con el inicio de operaciones en África (Senegal), y de exportaciones en el competido mercado de México, además de Brasil y Argentina. El paso decisivo, a China, seria en 1993 con la instalación de 3 fábricas; mientras que la llegada a Rusia seria en 1995. Al día de hoy, Los productos de gallina Blanca, pertenecientes al holding de Agrolimen (Ahora llamado GB Foods), se encuentran disponibles al menos en 70 países.  

Productos de Gallina Blanca

Siendo uno de los conglomerados agroindustriales más grandes de Europa, Gallina Blanca tiene una enorme cartera de productos, de los cuales haremos referencia a los de la línea alimentaria original.

Las líneas originadoras del gran éxito comercial de Gallina Blanca y Agrolimen, reunidas en Gallina Blanca hoy, se clasifican de la siguiente manera: Caldos Caseros; Avecrem; Yatekomo; Cremas Casas; El Pavo (pastas); Sopas Gallina Blanca; Tomates Gallina Blanca; Mis Salsas; Salsas para pasta y Platos Preparados.

Avecrem. Es el producto tradicional por excelencia de Gallina Blanca. Caldo de pollo para cocinar o sazonar, en distintas presentaciones con múltiples aplicaciones en la cocina que han servido para alimentar a los españoles, generación tras generación. El producto es presentado en caldo de pollo tradicional, caldo de pollo 100% natural, caldo de pollo reducido en sal, vegetal, carne y pescado.  Para mayor practicidad, este caldo se presenta deshidratado en cubitos, o liquido en Tetra Brik. De igual manera, se dispone de la línea Avecrem duo, la cual contiene un cubito sazonado con 2 ingredientes diferentes por lado. Finalmente, se dispone de la presentación de Avecrem Plancha, hecha especialmente para cocinar por este medio, con ingredientes “hierbas aromáticas, y “Un toque de soja”.

Caldos caseros. Haciendo énfasis en el origen 100% natural de sus ingredientes, los caldos caseros de Gallina Blanca han sido también uno de los éxitos más resonantes en la historia de Gallina Blanca. Envasados en Teta Brik, conservan toda la frescura y sabor del caldo hecho en casa. Sus presentaciones incluyen: el tradicional casero de pollo, con versión reducida en sal; de cocido; de pescado, de carne, de verduras y de escudella. Mención aparte tienen los caldos para paella y fideua hechos sin duda para simplificar la elaboración de tan delicioso plato para cocineros escasos de tiempo. De igual manera, se presenta una línea Premium de caldo de pollo, “Gourmet” para ocasiones especiales.

El Pavo. Otra de las marcas tradicionales y más antiguas de gallina blanca, El Pavo está dedicada específicamente a las pastas tradicionales. Lasagna (en versión tradicional o espinacas), Canneloni (originales o masa fácil), que brindan practicidad a la familia de hoy, cuando quiere disfrutar de una rica pasta familiar, no solo un domingo.

Sopas instantáneas. Otra de las innovaciones que marcaron época, las sopas instantáneas Gallina Blanca, así como las presentaciones en sobre, tienen la selección de ingredientes naturales de mayor calidad para satisfacer los gustos más variados. Existe una gran cantidad de alternativas para el comensal de hoy, tales como: verduras con picatostes, consomé de jerez con picatostes, crema de espárragos con picatostes, sopa de pollo con pasta, crema de pollo con picatostes, crema de champiñones con picatostes. Del lado de las sopas en sobre, hay cantidad de presentaciones, en versiones clásicas y gourmet: pollo, verduras, sopa jardinera, espárragos, champiñones, fideos, cocido, pescado del norte (Premium), verduras con quinoa (Premium).

Cremas caseras. Presentadas en envase tetra brik, estas cremas nos brindan la practicidad y rapidez del servicio, en un producto de excelente calidad. Gallina Blanca los ofrece en sabores como verduras, calabaza y calabacín.

Yatekomo. Una de las más recientes innovaciones de Gallina Blanca (2017), este llamativo producto toma la fiebre del noodle servido en envases desechables y la adapta al sabor Gallina Blanca. Las presentaciones son deliciosas e irresistibles: original pollo, oriental, curry, verduras, gambas, barbacoas, pollo con soja, Yakisoba pollo, carne o classic. De igual manera esta la línea Yatekomo World Tour con una oferta más internacional en el mismo envase: arroz tres delicias, cous cous, pasta carbonara, macarroni and cheese. Finalmente, las versiones 0 gluten para celiacos en pollo y fideos de arroz.

Platos preparados. Al igual que Yatekomo, la línea de platos preparados Gallina Blanca trae espectaculares soluciones para la comida rápida y con sabor. Se tienen presentaciones como Tallarines a la carbonara o a la parmesana, Spaguetti 4 quesos, Fideua de pescado y mariscos, y el risotto de setas y a la parmesana

Salsas varias. Además de los productos mencionados, Gallina Blanca ofrece una deliciosa lista  de salsa para pastas (pesto, Boloña), salsas de cocina (Bechamel, Chilindrón y pimienta verde), así como sofritos variados.

Anuncios relevantes de Gallina Blanca

Acostúmbrese a lo mejor. Comercial animado de 1959 para la marca Avecrem. Uno de los comerciales más recordados de la TV Española. Una sexy gallinita hace un streap tease para los gallos del gallinero, súbitamente una mano la toma y la gallinita termina en cubitos. De un tono quizá un poco incorrecto políticamente, para la época sin embargo despertó muchas risas y simpatías. El anuncio gano la Palma de Oro del Festival Publicitario de Venecia.

Cueces o enriqueces?. Comercial de 1999 para la marca Avecrem. Un comercial también muy recordado. La frase “Cueces o enriqueces?” convenientemente colocada en una conversación de dos amigas al referirse a una cita, calo fuertemente entre los televidentes. Otro ejemplo de una publicidad cercana con una vinculación perfecta entre el producto y el público.

 

Chup Chup ! Comercial de 1980 para la marca Avecrem. De igual manera, un comercial de grata recordación por la musicalidad de la expresión “Chup Chup!” en el jingle. En este caso, la familiaridad con el producto está dada por las estampas familiares y hogareñas combinadas con tierna música.

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Podemos ayudarle? llamenos l +34 968974666 / 665633512 o escribenos a eduardo@marketing4food.com Descartar

Send this to a friend