Hoy en día el lugar de España donde vivas marca la posibilidad de poder disponer de una oferta vegetariana en un comedor colectivo. Aún no existe una ley nacional que obligue a ofrecerlo, aunque ya hay una disposición en los presupuestos para fomentarlo y cada vez son más los que piden una norma que lo regularice.

En el País Vasco si se ha trasladado a norma que los centros de enseñanza públicos tengan que ofrecer obligatoriamente una opción vegetariana en el menú, mientras que en las comunidades autónomas de Valencia y Madrid existen disposiciones similares para instituciones con menores y centros infantiles, respectivamente, y en Barcelona para todas las dependencias a nivel municipal.

No existe regulación

A nivel nacional lo único que existe es una disposición adicional incluida en los presupuestos generales del Estado de 2022. para incorporar criterios ecológicos en la contratación pública y fomentar la incorporación de opciones 100 % vegetarianas en la oferta de los comedores colectivos públicos.

Esto es sin duda un interesante punto de partida y así lo valora Natalia Berenguer, la presidenta de Vegetales, la asociación que agrupa a los productores de alimentos y bebidas vegetales, pero sobre el que aún no ha habido avances y para el que esta agrupación dice estar abierto a colaborar para el desarrollo de un marco legal.

El crecimiento y la consolidación que han experimentado los nuevos hábitos nutricionales son una realidad. Cada vez son más las asociaciones vegetarianas y veganas que piden que la administración pública los tenga en cuenta. Por otro lado, cabe destacar que algunas empresas dedicadas a la restauración colectiva ya lo incluyen en su oferta.

«Agravio comparativo»

David Román presidente de la Unión Vegetariana Española (UVE), considera que se está creando un “agravio comparativo” dado que no existe una normativa nacional pero sí en determinados puntos.

«Es un tema que hay que regular para equiparar a todo el Estado. Al menos un 10 % de la población es vegetariana o tiene interés en reducir su consumo de carne», expone Román.

La estadística corrobora que casi 6 de cada 10 españoles afirma ya consumir productos de base vegetal. Razón por la que Berenguer considera que las instituciones públicas «deben favorecer» la transición hacia una nueva «tendencia de consumo».

No es una moda

«La consolidación de alternativas vegetales no es una moda ni una tendencia más. Representa un cambio de paradigma en el sector alimentario. Debemos colaborar todos los agentes de la cadena de valor y la administración pública para ofrecer al consumidor aquello que demanda», según Berenguer.

Las empresas que se ofrecen menús en comedores colectivos, están agrupadas en Food Service España. Indican que los servicios alimentarios «son susceptibles de establecerse y negociarse contractualmente».

Además, lo que consideran «como obligatorio y susceptible de exigencia» son los «menús variados y nutricionalmente completos» y, en su caso, «adecuados a la alergias e intolerancias alimentarias de los comensales y sensibles con las creencias religiosas».

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.