Los productores de brócoli y coliflor en la Región de Murcia se han visto especialmente afectados durante la pasada campaña y la siguiente previsión parte de un punto de partida negativo. La producción de brócoli y coliflor de la Región de Murcia está principalmente orientada a la exportación, con alrededor de 335.000 toneladas exportadas en 2021.

A ello se suma el aumento de producción que las empresas murcianas destinan al mercado nacional y la considerable cantidad que también recibe la industria del congelado.

Campañas más complejas e incertidumbre en el brócoli y coliflor

Juan Marín, presidente del Comité Sectorial de Brócoli y Coliflor de la Asociación de Productores-Exportadores de Frutas y Hortalizas de la Región de Murcia (Proexport), valora la situación a la que se enfrentan los productores en este punto de la campaña: “Venimos de unos meses marcados por fuertes lluvias primaverales, y el aumento imparable de los costes de producción. Si bien comenzamos con buenas perspectivas de precios en origen, no hemos sido capaces de alcanzar un equilibrio necesario que compensara las brutales subidas de costes que se iniciaron ya antes del conflicto en Ucrania. El sector hace un balance negativo y preocupante de esta campaña, por la dificultad que tenemos todos los productores para repercutir a intermediarios y distribución esos costos y obtener unos precios mínimamente dignos en origen”.

Añade además: «nos enfrentamos a una de las campañas más complejas de los últimos años. Si continúa la falta de insumos o la escalada de precios energéticos, producir alimentos se convertirá en una actividad de elevado riesgo para empresas y agricultores».

Felipe López, vocal del sector de Hortalizas de la Federación de Cooperativas Agrarias de Murcia (Fecoam), explica que “en estos momentos los productores cultivamos en zonas altas, pero afrontamos una campaña condicionada por uno de los veranos más cálidos de la historia. Las condiciones climáticas extremas, con olas de calor inusitadas, han afectado directamente a la planta de brócoli y coliflor, que ha sufrido una parada vegetativa desde el momento del trasplante, reduciendo el rendimiento de las plantaciones y mermando su volumen, como no habíamos experimentado antes”.

Y añade: “Todos estamos explicando a los clientes con total transparencia que las elevadas temperaturas, tanto diurnas como nocturnas, provocarán que los cultivos de las próximas tres semanas se vean seriamente afectados. La raíz de la planta es incapaz de asimilar los nutrientes a tan elevadas temperaturas, sufriremos una merma considerable de la producción esperada y un perjuicio económico grave”.

Flexibilidad en los contratos para el sector

Los productores tienen dudas sobre la campaña de otoño/invierno, que se espera comience en las primeras semanas de octubre/noviembre, ya que sin duda dependerá de los resultados de julio y agosto.

Los productores consideran que, algunos clientes, particularmente en el Reino Unido, pero también en España y Alemania, están exigiendo condiciones irrazonables en sus contratos de suministro.

Los productores españoles buscan una mayor flexibilidad para poder adaptarse a la incertidumbre del mercado, introduciendo cláusulas que permitan ajustes semanales o mensuales según varíen costes, tipos de cambio y otros factores. “Cultivar sí, arruinarse cultivando, no” es una frase muy repetida estos días en el campo murciano.

Marín y López comparten la misma visión: “La producción española afronta la campaña de otoño-invierno como un auténtico reto, por los mayores costes y las dificultades de planificación a que nos conducen ciertos clientes. Una campaña incierta, difícil, que nos demanda una revisión de las relaciones comerciales establecidas hasta hoy entre productores y clientes, porque si no somos capaces de encontrar el equilibrio, será imposible obtener un balance positivo”.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Hortiberia Alargado
BIA3 Agrogesa Marketing4food.