CONSEJOS DE REDACCIÓN PARA UN ARTÍCULO

0
329

Si quieres que tu blog triunfe, deberás proporcionar un contenido de calidad que aporte valor y entretenimiento a tus lectores. ¿Qué opciones tienes para lograr esto? Puedes contratar a un redactor de artículos, o bien, ¡¡¡adentrarte en este magnífico mundo que te voy a mostrar a continuación!!!

A. ESCOGE UN TEMA
Para empezar a escribir tu propio artículo deberás elegir primero sobre qué tema vas a hablar. Los requisitos de este tema son: que trate algo de actualidad y que tengas la suficiente información como para hablar de ello.
Un tema actual permitirá que tengas más visitas el momento en el que lo compartas. Realizar una buena labor de investigación es el otro factor clave que hará que tu artículo se diferencie de la competencia, la cual deberá ser previamente estudiada a conciencia.

B. ESTRUCTURA TU ARTÍCULO
Ahora deberás decidir cómo vas a estructurar tu artículo, esto puede variar según el tipo de artículo que vayas a escribir o el tema a tratar, pero la estructura más común está compuesta de:
Título: La parte más importante del artículo. Para que sea más interesante haz uso de las preguntas, verbos que requieran una acción, que sea corto y enfatiza en el beneficio.

Subtítulo: Esta parte es opcional, puede ser recomendable para indagar algo más en el título sin meterte en la introducción.

Introducción: Una buena introducción debe atrapar al usuario, e incitarle a continuar con su lectura. Esto se consigue con el uso de preguntas retóricas o contando una historia que enganche.

Cuerpo: Aquí es donde estará ubicado la base del mensaje, lo que queremos comunicar. Y para comunicar o enseñar algo primero debemos comprobar si sabemos hacerlo mejor que la competencia y distinguirnos bien de ella. Es imprescindible evitar los grandes bloques de texto, dividir las ideas en párrafos, guiones y añadir imágenes o vídeos para facilitar la lectura.

Conclusión: Para cerrar el artículo es importante realizar una recopilación de las ideas mencionadas más importantes y una pequeña reflexión dirigida al lector.

C. CREA UN TÍTULO ATRACTIVO
Ya lo he mencionado anteriormente, pero es necesario recalcar la importancia de un buen título, este es el escaparate que da la puerta de entrada a los lectores. Un título meticulosamente seleccionado puede ser la diferencia entre un post de éxito y otro que no lo lea nadie. Estudia a conciencia cuales son las palabras que más se buscan relacionadas con tu tema e inclúyelas de forma ingeniosa de manera que se diferencie con la competencia.

D. IDENTIFICAR PÚBLICO OBJETIVO
Sonará muy obvio, pero es muy común el error de comenzar a escribir sin saber a quién nos estamos dirigiendo. ¿Cuáles son las características de nuestro público? ¿Qué es lo que consumen? ¿Es fácilmente identificable y homogéneo? Hacerte esas preguntas antes de empezar a escribir te ayudará enormemente, de esta forma puedes adaptar tu lenguaje según tu público objetivo.

E. ESQUEMATIZA LA INFORMACIÓN
A nadie le gusta leer montones de texto sin ninguna separación, al final tanta información junta acaba saturando y provocando que el lector abandone tu web. Usa guiones, flechas, tablas, cualquiera de estos recursos puede utilizarse para recoger varias ideas de forma que la lectura se haga más amena y entretenida.

F. OFRECE DIFERENTES NIVELES DE INFORMACIÓN
Cuando el tema del artículo es más especializado, es común utilizar algunos tecnicismos que no todo el mundo es capaz de entender. Para solucionar esto, es recomendable incluir enlaces o referencias a otros artículos o páginas que sean de dentro del mismo blog, o bien, del exterior. Este consejo te permitirá que tu artículo no se sature de información y que si ya tienes entrada en tu blog que expliquen esos conceptos puedas conseguir unas visitas extra.

G. HAZ UNA ESTRATEGIA SEO
Quizás este sea un concepto demasiado amplio que recoge demasiados conceptos, pero para que lo entiendas rápidamente. La estrategia SEO (Search Engine Optimization) se encarga de situar tu sitio web en sitios más visibles dentro de los buscadores web. ¿Cómo se logra esto?

– Trabajando tu estrategia de palabras clave.
– Optimizando tus URL.
– Preparando el sitio web para cualquier tipo de dispositivo.
– Estructura las páginas con encabezados.
– Cuida los tiempos de carga.
– Y crea contenido de calidad.

Gracias a estos consejos serás capaz de redactar artículos de gran calidad, el resto está en tu mano. Procura ser constante de forma que tu sitio web esté siempre actualizado con la información más reciente. ¡Mucha suerte!

Detalles a analizar a la hora de redactar los textos:

1. LONGITUD DE LOS TEXTOS

Los artículos deben tener un mínimo de 1200 palabras y estar bien esquematizados y subtitulados con párrafos de no más de 5-7 líneas y poner muchos subtítulos para que el lector que en internet lee a saltos pueda ir a la parte que más le interesa del artículo).

2. ORIGINALIDAD DE LOS TEXTOS

Consejo: Investigar en internet, sacar ideas de cómo esquematizar ese artículo (Subtítulos) y sin miedo ponernos a redactarlo (Prohibido copia/pega de otra web, pero si podemos decir lo mismo con otras palabras o Inspirarnos en otros)

3. CONSEJOS
Desglosa eficazmente: Escribe frases cortas (de máximo 2 líneas). Los párrafos deben tener una extensión máxima de entre 7 y 10 líneas. Deja una línea en blanco entre cada párrafo.

Titula correcta y eficazmente: Cada bloque de información ha de llevar su propio título. Éste debe ser ilustrativo. Evita el uso de títulos impactantes o periodísticos para preferir títulos que sintetizan el contenido. Escribe titulares que permitan al lector seguir la progresión de los temas expresados.

Logra la pertinencia de los contenidos: Comprueba que cada párrafo esté correctamente anunciado mediante su correspondiente título. Evita que el contenido de una frase o párrafo aborde temas sin relación con el tema tratado.

Logra la coherencia estilística en el vocabulario: El estilo general debe ser informativo, sencillo y directo, para facilitar el interés del lector. Utiliza los términos de manera rigurosa, para designar conceptos. No abuses de un estilo de redacción “literario”: metáforas, perífrasis y demás figuras estilísticas. No abuses de sinónimos en los términos técnicos para evitar repeticiones; las repeticiones son necesarias para evitar confusiones de terminología.

Para dirigirte al usuario final: Es imprescindible utilizar un estilo respetuoso, aunque sin abusar: Es mejor decir “tu” en lugar de “usted” para no perder el calor persona=persona. Aunque esto siempre es valorable según el tipo de servicios que se estén ofreciendo así como el público final.

Potencia el texto incorporando elementos visuales: Utiliza como mínimo 1 o 2 elementos gráficos: ilustraciones, imágenes, cuadros, tablas… Combina textos y elementos visuales para facilitar la comprensión tanto a los lectores analíticos como a los que basan su percepción en la memoria visual.

Utiliza la “Norma del Zoom”, del plano amplio al detalle: Si un contenido es importante pero complejo, hay que estructurar el texto de la siguiente manera: Primero la información resumida a modo de introducción. A continuación, añadir los detalles, convenientemente precedidos por un “Para saber más”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí