COMERCIO ELECTRÓNICO O E-COMMERCE

 

El medio Internet ha revolucionado la forma de trabajo de
las empresas de todo el mundo, creando nuevas opciones de compra y venta de sus
productos. En la actualidad, podemos adquirir cualquier artículo sin importar
la hora o el lugar, por lo que se han roto los límites espaciotemporales.

Es lo que ha dado lugar al e-commerce o comercio
electrónico, refiriéndose en el ámbito del marketing a la acción que realizan
las empresas a través de las tecnologías para establecer sus relaciones comerciales
con el cliente, generando así más oportunidades de mercado.

Cambios producidos respecto al comercio tradicional

Las acciones fundamentales que lleva a cabo cualquier
organización son la producción, la publicidad, las ventas y la distribución de
su producto. Sin embargo, debido a la aparición del comercio electrónico estas
acciones se han visto alteradas de su habitual forma de realizarlas.

  • Producción

En primer lugar, se produce la información sobre el producto
que el usuario quiere adquirir mediante diferentes páginas webs que permiten conocer
sus características, así como realizar una comparación entre marcas del sector.
Utilizando el comercio electrónico el cliente se beneficiará de una amplia
disponibilidad y variedad de productos. A diferencia del tradicional comercio
en el que solo se bastaba de determinados artículos y la comparación de rasgos
y precios era más complicada debido al desplazamiento que implicaba ir de una
tienda a otra.  

  • Venta del producto

Una vez decidido cuál será el artículo que se pretende
adquirir, se pasa al proceso de compra y pago de este a través de Internet,
introduciendo el número de cuenta, PayPal o diversos métodos de pago existentes
dependiendo de la web. Este cambio también es significativo en cuanto a las
distintas posibilidades de pago que se ofrece comprando por Internet, frente al
pago efectivo o con tarjeta en tiendas físicas.

  • Distribución

Y finalmente, se entrega el producto a domicilio,
normalmente con unos gastos de envío. En comparación con el sistema de compra
habitual en el que el comprador debe recoger y transportar el producto
personalmente, este método es mucho más cómodo y sencillo para el consumidor. Sin
embargo, implica una gran responsabilidad para la empresa que debe hacerse
cargo de los compromisos de entrega del producto, como son el estado del
producto y el tiempo de entrega.

  • Servicio de atención al cliente y postcompra

Además, al igual que en una empresa tradicional, se debe
establecer un servicio de atención al cliente y postcompra para proporcionar
garantía de producto y hacer sentir al comprador satisfecho con su compra. Durante
esta fase, la organización establece una continua comunicación con el cliente
para conocer su opinión acerca del proceso de compra. Con lo cual, podrá
realizar cambios y mejoras constantes de sus acciones.

  • Publicidad

En cuanto a la publicidad en el e-commerce, se puede
elaborar de la misma forma que para una empresa tradicional o, también se puede
introducir por medio de redes sociales. Logrando de esta forma un mayor ahorro económico
que si se empleara, por ejemplo, el medio radio o televisión. Además, será
posible llegar a un público más amplio debido a la gran usabilidad de este tipo
de medios en la sociedad actual.

Miedo al engaño en la compra electrónica

Aunque sí es cierto que cada vez son más las personas que se
fían del comercio electrónico para realizar sus compras, aún existe un pequeño
nivel de desconfianza, sobre todo entre el público más adulto de población.

Este miedo es en cierto modo una desventaja para la empresa,
puesto que tiene que ganarse la confianza y fiabilidad de sus consumidores. A
diferencia de las sensaciones que se podían percibir del vendedor y la marca durante
la compra en el establecimiento físico, en la compra electrónica el comprador
debe confiar en él ya que no existe posibilidad de percibir esos estímulos hasta
ya una vez adquirido el producto. Sí es cierto que algunas páginas webs
disponen de comentarios de otros compradores acerca de su experiencia de compra
y grado de satisfacción con el producto, sin embargo,  siempre existe la incertidumbre de pensar que podrían
ser reseñas de clientes falsos. Por lo tanto, es importante para una
organización labrarse una buena reputación entre sus clientes.

El e-commerce para ser competitivo

En conclusión, el comercio electrónico significa tanto para
las empresas como para los consumidores una forma de compra cómoda y sencilla,
que implica un ahorro de tiempo y de costes. Esta manera de adquirir productos emplea
las normas de compra un comercio tradicional añadiéndole otras ventajas en el entorno
tecnológico.

No obstante, no tienen por qué desaparecer las tiendas
físicas, siendo exclusivo el medio Internet, sino que deben integrarse como
complemento de gran importancia.

El fenómeno e-commerce crece a un ritmo cada vez mayor, por
lo que las empresas que no lo utilicen, al menos parcialmente, en sus acciones comerciales
acabarán desapareciendo del mercado al no ser competitivas con el resto de las organizaciones.

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Podemos ayudarle? llamenos l +34 968974666 / 665633512 o escribenos a eduardo@marketing4food.com Descartar

Send this to a friend