Calvo

calvo

 

Deleitarnos con un rico atún enlatado, después de llegar de un largo día de trabajo, sólo es posible con un atún marca Calvo. Ese sabor, frescura y textura, que caracteriza a los productos de esta marca, es lo que hace posible que sea tan conocida y ampliamente consumida a lo largo de toda España, así como en otros países a través de las diferentes presentaciones que se adopten en esos países.

Cuando hablamos de los productos Calvo es imposible que no nos venga a nuestro paladar ese rico sabor a mar, tradición e innovación que ha envuelto la marca desde sus inicios, cuando sólo era un sueño ser una gran empresa multinacional con ventas multimillonarias. Dichas ventas sólo han sido posibles por la constancia de una empresa familiar que se ha encargado de pescar, producir y distribuir no sólo enlatados, sino una marca sólida. Esta empresa ha luchado de generación en generación por mantenerse exitosa en tiempos de crisis, haciendo uso de su ingenio y capacidad de sacar provecho a las oportunidades que se le han presentado en el camino.

En un mercado tan competitivo, apoyado en la industria de enlatados de productos del mar, sólo se logra el éxito deseado cuando una marca se diferencia de las más de 250 macas restantes. Esta diferenciación de la competencia tiene que estar basada en trabajo de equipo, tecnología de vanguardia, compromiso con la calidad del producto y del servicio y buenas técnicas para difundir y hacer conocer la marca. Todos estos requisitos han sido cumplidos por Calvo desde sus inicios y, de hecho, la empresa ha ido mucho más allá al establecer un compromiso con el cliente final, al cual le permite trazar su producto desde que este sale del mar hasta que llega a la mesa de su hogar.

Calvo ha sabido llegar a su consumidor final a través de sus anuncios publicitarios, los cuales han transmitido la esencia de la marca desde 1.979. El humor ha estado presente en su publicidad, esto con la meta de estar cada vez más en el boca a boca de todos y llamar la atención de su público objetivo. Y vaya que les ha funcionado, ya que desde su primer anuncio <<atún Calvo, claro>> lograron aumentar sus ventas en un 40 %, lo cual fue una subida rotunda en ingresos que supieron administrar muy bien a la hora de expandir su flota de barcos y filiales.

Historia de la marca Calvo

La marca debe su nombre al apellido de una familia caracterizada por trabajo, innovación y creatividad, mismos valores que le transmitieron a Calvo como empresa y como marca. Todo giró respecto a Luis Calvo Sanz, quien en el año 1.908 heredó, junto a su madre, una gran responsabilidad basada en un negocio de ultramarinos, ubicado en el centro de Carballo, el cual necesitaba ser impulsado. No fue sino hasta 1.940 cuando Calvo Sanz obtuvo la inspiración que buscaba al visitar una fábrica que se especializaba en conservas. Lo próximo fue fundar una empresa que se encargaría de fabricar conservas de lo que abundaba en Costa da Morte, que era el pescado. Esa visión futurista y empresarial de Luis Calvo lo impulsaría a adquirir nueva tecnología para aumentar su producción, además de aumentar el número de trabajadores hasta 60 personas, todo esto para tratar de abastecer la gran demanda que se había generado por su producto.

Para el año 1.956, la creatividad de Luis Calvo se vio nutrida con una visita que realizó de nuevo a Vigo. Esta vez se vendría con una idea que cambiaría, de una vez por todas, la manera de empacar el pescado tanto en España como en todo el mundo. Este invento lograría aumentar la producción a unas 36 latas de pescado en un minuto, lo cual hizo posible que se realizara una exportación de cientos de cajas a Estados Unidos. En este punto el sueño ya se estaba cumpliendo y era sólo el comienzo de muchos éxitos para la empresa que siempre se movía de la mano con la tecnología.

José Luis Calvo no paraba de innovar y de buscar la fórmula perfecta para ofrecer, cada vez más, un mejor producto que fuera del agrado de toda la población y en 1.964 se topa con un tipo de atún claro llamado <<Yellowfin>>. Este pescado llenaba todas las expectativas que Calvo tenia, para ese momento, en cuanto a sabor y a su clara apariencia, ya que sabía que sería del gusto del consumidor acostumbrado a su producto. Y no se equivocó, debido a que este atún enlatado tuvo una gran aceptación en el mercado. Sin embargo, no era suficiente para Luis Calvo, quien siempre buscaba dar mayor calidad sin perder el factor de lo nuevo, y es así cuando decide optar por na forma redonda, dejando atrás el formato ovalado que se manejaba para el momento. Esto fue otro éxito unido al atún claro que ya se estaba promoviendo.

La materia prima era el siguiente paso para controlar. Y es que con tanta demanda y con el compromiso de siempre ofrecer un producto de alta calidad, lo correcto era también incursionar en la pesca para así asegurar un pescado que cumpliera con todos los estándares a los que Calvo había estado acostumbrando al consumidor final. Uno de los hijos de Luis Calvo, Manuel, divisó esa situación y promovió que la empresa comprara un barco con una gran capacidad de carga, el cual llevaba el nombre de El Montecelo. Sin embargo la ese proyecto no quedó ahí y creció en gran medida, al punto de que hoy el Grupo Calvo posee dos grandes barcos mercantes, siente barcos pesqueros y dos barcos con el propósito de asistir.

Otro momento de éxito en ventas para Calvo fue en 1.978, fecha en la cual continuó la visión innovadora de la empresa y se lanzó el pack de tres enlatados de atún. Esta apuesta significó otro gran avance en ventas para Grupo Calvo que ya para este momento estaba alcanzando cifras en ventas difíciles de imaginar años antes. El negocio iba tan bien que se hizo necesario decir presente en cada hogar español a través de los anuncios publicitarios que hicieron conocer a la marca aún más de lo que ya se conocía y consumía, lo cual se tradujo en aumento de las ventas e ingresos.

Para el año 1.980 la empresa en pleno surgimiento debe decir adiós a su fundador, Luis Calvo, quien fallece a los 83 años. En el año 1.986 se crea otra planta en Esteiro, la cual ostentaba una gran extensión y se encargaba de la producción de sardinas, calamares, mejillones, etc. En sí, esta planta llegaba a hacer frente a la producción de los otros productos que producía Calvo y que aún hoy se mantienen.

La travesía a nivel internacional no se hizo esperar. Esa anhelada expansión de lo que ya era una gran empresa se comenzó a concretar en 1.993 con la compra de Nostromo, compañía de producción de alimentos en Italia. Además de esta adquisición, Grupo Calvo se hizo presente en Venezuela, El Salvador y en Brasil, esto con la intención de ampliar su influencia en el mercado de enlatados de toda América. Luego de apuntar a un consumidor con una dieta baja en sal en el año 2.001 (productos gratamente aceptados), Calvo siguió expandiendo su imperio de conservas en 2.009, pero esta vez hacía el mercado de China y ya teniendo la vista puesta en Rusia e India.

Anuncios icónicos de Calvo

Para 1.979, Calvo apostó por la comercialización de su producto estrella, para ese momento, y para ello contrató a Juanjo Menéndez y a Jesús Puente para que realizaran un comercial con poco diálogo pero muy sustancioso en el efecto de lograr capturar al consumidor a través del humor. El comercial se llamó <<atún Calvo, claro>> y al verlo era inevitable reír al ver a ambos actores con problemas de calvicie, promocionando una marca que llevaba por nombre Calvo. Esta idea fue de Manuel Calvo y tuvo tanto éxito que la marca logró aumentar el nivel de reconocimiento desde un 16 % a un 90 % a unas cuantas semanas de haber empezado a transmitirse.

https://youtu.be/3ijFaOAd5SY

Otro anuncio importante de Calvo fue <<Piltrafilla>>, publicado en el año 2.000, el cual fue un comercial que denotó la rigurosidad con la cual la empresa realizaba la selección del mejor atún para sus productos. Con esto se intentaba transmitir un nivel de seguridad al consumidor para hacerlo entender que esta marca era la mejor porque utilizaba la mejor materia prima para los atunes enlatados. La esencia cómica a la que nos tenía acostumbrado Calvo también se puede observar en el anuncio que se convirtió en otro gran éxito y que se tradujo en otro aumento de ventas.

https://youtu.be/HgjNEJTXotY

La marca siempre se ha hecho sentir y para el año 2.007 le tocó el turno como comercial icónico a <<Sacatunn>>. Este anuncio viene a fortalecer la imagen de Calvo como experto en cada uno de los procesos necesarios para producir, por ejemplo, una lata de atún. Es por ello que el comercial hace un recorrido desde el mar hasta el consumidor final, pasando por su procesamiento. Sin duda alguna, la imagen fuerte, juvenil e innovadora podemos notarla en el comercial desde el inicio hasta el final del mismo.

https://youtu.be/uJKITkG1vgk

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Podemos ayudarle? llamenos l +34 968974666 / 665633512 o escribenos a eduardo@marketing4food.com Descartar

Send this to a friend