Bimbo

bimbo

 

Cuando era pequeño solía preguntarme; “¿Por qué a mí familia le gusta tanto el pan Bimbo?”. Crecí en un ambiente tradicional, lo que me hizo rechazar el pan de marca y siempre ir con el artesanal que encontrabas en las panaderías, calientes y recién hechos. Imaginaba el pan embolsado con un sabor extraño, y muy artificial, así que siempre lo ignoré. Sin embargo, no podía quedarme alejada del gusto de los demás por siempre, y un día mi madre me hizo probar un sándwich hecho por ella, y al mismo tiempo por Bimbo. Que sorpresa fue la mía, cuando supe que esta marca podía darme la misma sensación de ricura que cualquier otro pan. Me volví adicto, y cada vez que veía un pan Bimbo en un supermercado lo primero que hacía era meterlo al carro, sin que mi madre se diera cuenta. Aunque, lo terminaba comprando de todas formas.

Luego de un tiempo supe que no era la primera niña que hacia eso, porque Bimbo no era una marca nueva y mi mamá, no era la única que preparaba aquellos sándwiches. Ese pan dulce y suave pudo haber estado en cientos, miles y hasta millones de carritos de compras dirigiéndose a cualquier hogar. No imaginaba en cuantos desayunos, en cuantas meriendas y en cuantas cenas, Bimbo estuvo presente entre nosotros. Era atractivo y delicioso, y se ha conservado así por años. Es el favorito de las abuelas y de los niños, y es que su sabor es algo que jamás podremos olvidar.  El Oso Bimbo con el pasar de los años, se ha vuelto parte imprescindible de cualquier familia en Latinoamérica como la compañía de alimentos más grande de México. No importa cuánto queso le eches, ni las salsas que usaras, ni cuantas rodajas de lechuga cortaras ni cuantos tomates le pondrás, todos tenemos algo muy claro; El pan Bimbo siempre será Bimbo, inigualable y rico.

La historia de Bimbo, un pan incomparable

La empresa Bimbo fue creada por el ahora filántropo mexicano “Don” Lorenzo Servitje, quien pasó la mayor parte del tiempo desempeñando sus habilidades en la pastelería de sus padres mientras aun asistía a la universidad. Fue en 1920 cuando el pan empezaba a tomar lugar en la cesta de los mercados, y esto gracias a la influencia Americana de aquellos días. El padre de Don Servitje, Juan Servitje, quiso abrir su propio camino con una pastelería independiente que fundó con sus  propias experiencias de trabajo; esta pastelería, seria conocida luego como “El Molino”. La pequeña tienda cobraba cierta fama, y esto en parte gracias a que el  hermano de Lorenzo, Roberto Servitje, ayudó a ampliar el negocio.

Roberto y Lorenzo, inspirados por su tío Jaime Sendra,  tuvieron la idea de abrir su propia fábrica de pan. Por supuesto, nunca tuvieron el impulso financiero necesario hasta que Lorenzo se unió en matrimonio con Carmen Montull, ya que fe el padre de su nueva mujer quien le dio el dinero que requería para poder abrir una panificadora decente. En ese momento, ya se estaba llevando a cabo el importante proyecto que definiría el futuro de la compañía. Una de las cosas más importantes era escoger el nombre de esta, y entre nombres como “Sabrosoy” y “Pan Azteca”, hasta que se decidió por el conocido “Bimbo” y su osito blanco como acompañante.

En 1945 del 2 de diciembre, meses luego de la II guerra mundial, fue cuando vimos por primera vez las puertas abiertas de Bimbo S.A en la Colonia Santa María Insurgentes en el Distrito Federal. En 1955, con una pequeña fama ganada, empezaron a innovar con su conocido pan negro, y luego, con una línea de panqueques. También hacían pan blanco, pan tostado, grande o pequeño. En ese entonces, y con 10 camiones, ya eran los surtidores de varias panaderías y tiendas pequeñas. Y no fue solo la calidad de la marca lo que los llevó a ser lo que son el día de hoy, si no la divertida publicidad que se inventaban en los años 50’s con posters familiares, anuncios musicales en la radio, o incluso con pequeñas historietas protagonizadas por el osito Bimbo que encantaban a los niños tanto como su esponjoso pan. De ahí el dicho “Tan blanco como la harina y tan tierno como el pan”.

Hasta el día de hoy, es un hecho que envejece pero jamás cambia. Bimbo se ha convertido en una famosa estructura de más de 70 plantas y 3 comercializadoras puestas en todo su país natal, México. Se crean, se comercializan y se reparten más de 6000 productos, en los cuales, por supuesto, se destaca el sabroso pan que podemos ver en bollos, galletas, pasteles o incluso tortillas, ¡que son de mis favoritas, por cierto!. Hasta se han creado donas, y si bien no soy fan del redondo alimento, estoy seguro que tú te vuelves loco cuando ves un dulce bien relleno creado por el oso blanco.  Bimbo ha llegado ser una de las empresas de alimentos más reconocidas a nivel mundial, pues ha podida llegar hasta EE.UU, y continentes asiáticos y europeos, haciendo casi más de 1 millón de ventas a niveles internacionales.

¡Bimbo llega a España!

En 1965, un hombre llamado  D. Jaime Jorba, empezaba a idear una nueva empresa que ayudaría a fortalecer la popularidad del pequeño osito blanco. Jorba, quien se encontraba entusiasmado por el auge que se daba lugar en México, decidió crear, en España, un grupo estrictamente parecido a Bimbo. Esta compañía, empezaría ya sus ventas el 21 de febrero del mismo año con un pancito de molde recién salido de la fábrica en Barcelona, Granollers.  Sus primeras ventas consistían en el popular pan, biscochoz, panqueques y bollos. Ya después de unos años comercializarían  con dulces, creando entonces una producción magnifica y simbólica de pastelería en España. Vamos, estoy segura que tu alguna vez le suplicaste a tu madre algún bizcochito de la Pantera Rosa o Bucaneros.

Durante aquellos tiempos, las redes comerciales solo estaban conformadas por menos de 60 camiones que solo proveían a Barcelona y a otras ciudad principales. Pero, al día de hoy esto se ha superado , ya que ahora se encuentran existiendo cientos de rutas que distribuyen los productos Bimbo por casi todo el país español, lo que los hace una marca ya infaltable en la mesa. En los años 70, los mismos  fundadores de Bimbo México habían vendido ya una gran parte de las acciones, por lo que esta y la compañía Española continuaron en caminos iguales pero al mismo tiempo fueron independientes de la otra.  No fue hasta el 2011 que ambas compañías, junto con Bimbo Portugal, se encontrarían para integrarse y trabajar juntas bajo el seudónimo de Bimbo Iberia.  Hasta el día de hoy, Bimbo sigue dominando el mercado de los panes en casi 22 países enteros. España no se queda atrás, y prueba sus deliciosos productos calientes y siempre con ese sabor dulce inconfundible de épocas atrás y tiempos actuales. Hasta se me ha antojado un buen y tibio pan sin corteza, oh.

Publicidad y Marketing de Bimbo

Bimbo a través de los años se ha convertido en una de las mayores empresas latinoamericanas y, conocida en el extranjero por igual.  El nombre de Don Lorenzo Servitje es símbolo de respeto en su país, pues ha sido un hombre comprometedor y trabajador que ha sabido llevar su empresa a todo el mundo, así como logró también romper una barrera mundial que es casi imposible para otras compañías, y todo esto con un delicioso pan.  Por supuesto, esto no hubiera sido posible de no haber tenido una buena red de marketing en el país donde nació. Desde 1947, el osito blanco fue el popular logo que bautizó en la empresa. Era normal encontrarlo en la mayoría de los anuncios, en donde casi siempre explicaban la autenticidad de su pan y sus nutrientes.

Fue Servitje quien apostó por lo alto en cuanto a publicidad, y el resultado de esto fue la expansión de la famosa marca a un nivel que jamás imaginó.  No solo había invertido en la diversidad de productos, si no también en como serian estos vendidos a la sociedad. Bimbo siempre innovó, incluso compitió contra marcas como pan Wonder y salió triunfante de los anaqueles. Con el tiempo, Bimbo ha realizado campañas con distintos personajes que provocaron la llegada a los corazones de muchas personas. Messi, Chicharito, y Cristiano Ronaldo son solo algunos de los famosos que se han sentido a gusto pegándole los dientes al tierno pan Bimbo, y a las personas, les encanta ver algo tan fabuloso al alcance común.

Los primeros anuncios con el osito blanco

Siempre influenciados por el estilo Americano, sus carteles mostraban familias o madres preparando el desayuno nutritivo para sus pequeños, quienes parecían amar el pan con un poco o mucha mermelada. Otras veces se enfocaban en la mesa, y la armoniosa familia disfrutando de picar un buen biscocho de molde. Si el pequeño osito blanco llevaba bajo el brazo un pan de molde, entonces las personas también lo harían. Los niños pedían a sus madres comprar el pan del anuncio, y algunas obligaban a las pancitas de sus hijos a aguantar más de tres sándwiches para que estuvieran alimentados. La mujer latinoamericana ama el dulce, por lo que era normal verlas preciosas, arregladas y pintadas en esos carteles y anunciándote el nuevo producto de Bimbo. Una de las sensaciones del momento fue el famoso gansito Bimbo que hasta este año, sigue siendo un postre incapaz de faltar en la lonchera de tu niño o en tu gaveta de la oficina, escondido de tu jefe. Este pequeño pastelillo de chocolate, mostrando un tierno ganso con sombrero de chef, sería el inicio de muchos más anuncios que llamarían la atención de México, y pronto, del mundo.

Bimbo siempre fue una empresa familiar, porque su publicidad estaba enfocada al disfrute en grupo. ¿A cuántas casas podían llegar, o a cuantas familias?. Sus lindos anuncios nunca fueron exagerados, pues siempre se basaron en la sola idea de vender un pan y mostrar que lo hacía único ante los demás. Era más suave o más duro, traía corteza o no, era dulce o tostado, y de todas formas los niños lo buscaban y pedían a sus madres. Fueron una empresa sencilla y visionaria, que te explicaba como ese pancito de molde podía hacer tu vida mejor. Acompañado del osito blanco de Bimbo y el lema popular ya menciona antes; “tan blanco como la harina y tan tierno como el pan”, pero sin duda, el dicho más famoso y que se ha convertido en su eslogan oficial debido a la calidez, ha sido “Con el cariño de siempre”.

Anuncios importantes en la historia de Bimbo

No muchas de las marcas están ahí para quedarse a través de generaciones, pero quienes lo hacen, poseen una parte de nuestros corazones. Bimbo lo ha hecho y lo sigue haciendo, derritiendo hasta la personalidad más fría y aflorando sentimientos adorables con una pequeña rodaja suave de pan y sus sutiles, cálidos y breves mensajes. Hay más de 30 años de anuncios en la historia, y solo basados en el horno caliente, el olor a mezclas en el aire y a muchas meriendas o pasatiempos en el almuerzo o desayuno. Cada anuncio, ha tenido su objetivo y toque distintivo, porque después de todo, lo que estuvo de moda hace un año no lo está ahora. Sin embargo, son las canciones pegadizas, logos o formas de expresar tu marca lo que hace que todo el mudo hasta ahora este siempre tan apegado al pancito Bimbo, incluso en España.

Los frescos del barrio (1979/1984)

El comercial es sencillo, y acababa de asociarse a las horas madrugadoras de los Españoles por allá en los años 70 y comenzando los 80.  Eso sí, no importa que tan tempranas eran las horas, o si ibas de corrida a tu trabajo porque llegabas tarde, podías tener por seguro que Bimbo estaría esperándote en cualquier panadería o pastelería cercana con sus sabrosos bollos empaquetados, deliciosos gansitos de mermelada, o los famosos panes ya puestos sobre los estantes esperando que alguien los acogiera dentro de su carrito.

https://www.youtube.com/watch?v=uZNs7ZeYohU

Estamos al día (1987/1988)

Llegan los años 80, y Bimbo sabe que necesita reinventarse. La sociedad española cambia y se vuelve moderna, así como también adquiere un popular y atractivo color digno de la década. Estamos avanzando, los niños pequeños deciden enfrentarse al universo tecnológico del momento: las computadoras. Las mujeres no se quedan atrás, vuelven al trabajo y en puestos importantes. El hombre conversa y es amigo del negocio, y todo eso va envuelto en un solo propósito que los une; el pan Bimbo. “Bimbo está ahí”, es la pegajosa canción que brilló con este perfecto spot. Bimbo sabe que las mejores cenas, los mejores almuerzos y las mejores recetas, vienen acompañadas por el delicioso pan del osito blanco en la mesa.

https://www.youtube.com/watch?v=RrYwPKcml5Q

Lo más tierno (1990)

Llegamos a los 90, y nada es lo que parece. Bimbo se atreve, y asi como su pequeño osito, decida atacar el marketing con su extrema ternura. El país acababa de pasar por una cruel crisis, así que los comerciales debían enfocarse en los bajos precios y la verdadera calidad del producto, así como en romper varias reglas en la tv. Bimbo muestra un corto spot que causó la gracia, así como los “awww” del público. El comercial muestra a un chico rebelde, duro de derrotar y quien claramente viene de una pelea. Prepara su pan con furia, y luego, se sienta a ver una de sus películas favoritas mientras come: Dumbo. Este comercial es uno de los favoritos, e inolvidables. Vamos, tu también has llorado viendo este clásico.

https://youtu.be/0Np–UYJUnE

Cachorro de Bimbo (1991)

En los 90, estar saludable empieza a ser cool. Se veían en aquellos tiempos los primeros anuncios donde debían dar la importancia del consumo de su producto, y Bimbo lo supo hacer en menos de 30 segundos. Cada madre debe estar convencida de que el pan Bimbo, es lo que debe consumir su pequeño. Por eso, Bimbo enseña a un adorable pequeño y muy hablador que nos dice las ventajas que tiene el nuevo Bim-Boy para nuestro organismo.

https://youtu.be/f5WirE4SXHM

Bimbo, patrocinador de la selección olímpica Española (1992)

Y por supuesto, a todo marca le llega un momento donde se consagra como una de las mejores. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que mostrando un spot como patrocinador de la selección olímpica de España?. Bimbo no perdió oportunidad, y mientras se celebraban las olimpiadas de Barcelona en el 92, aprovechó de hacer un corto comercial que mezclaba la buena alimentación junto con el deporte, aun así no mostraba ninguno. La empresa decidió dar a entender que su exquisito pan podía verse aun en la época de celebración, pero eso sí, siempre un Bimbo en la boca y casi nunca en las manos que aplaudían y animaban a España.

https://youtu.be/fD-EHkgOkd0

Bimbo los más buenos (1994)

Entonces pasa la emoción de las limpiadas, y Bimbo debe volver al tradicional origen de los comerciales, o eso decían que se debía hacer sin alguna temática en específico. Bimbo llega y se mete, muestra y explica el furor de las fábricas de pan para aquellos amantes del horno y el olor a recién horneado de un molde. Un empleado empieza a aprender cómo se prepara un Bimbo original, y siempre ha sido con los mejores ingredientes y con el cariño más grande de todo el mundo. Pero, los tiempos han cambiado y la sociedad busca reinventarse. Buscan siempre el pan  más único, el que pueda satisfacer sus gustos. La boutique Bimbo da lugar, gracias a eso, a una cata llena de tipos de pan para aquellos que busca siempre lo personalizado.

https://youtu.be/0UXsRNPvM4g

Bimbo, irresistiblemente tierno (2000)

Ya estamos en los 2000, y hemos apartado ese miedo a lo informático tan propio de la década entrante. No nada que temer, y Bimbo continua haciendo sus famosos spot para jamás abandonar a sus clientes. Los nuevos comerciales quieren resaltar a la gente natural, fresca y renovada que siempre tiene tiempo para darle un buen mordisco a uno de sus Bimbo durante el tiempo libre. Llegan, igual, los spot del tipo peliculero donde el final, que parecía ser tan serio como el propio spot, terminó haciendo reír a la audiencia, dulcemente, así como sus famosos panes.

https://youtu.be/PfBZ_I6Clpo

Cada día, Bimbo Fresco (2005)

Los tiempos van cambiando y nada se queda atrás, ni siquiera el sabroso pan de molde. No lleva corteza, es blanco y tierno, con nuevos nutrientes que vuelven locas a las madres y abuelitas de todas las casas. El pan arrasa con todos los estantes, y el pan Bimbo no deja espacio para ninguna marca de pan más. Empiezan a usar a gente famosa, y justo a personajes muy queridos de la televisión de aquel entonces. En el 2005, los protagonistas de la legendaria serie “7 vidas”, llegan para convertirse en repartidores de la Bimbo.

https://youtu.be/wgL3p1ic2Nk

Bimbo, Eduardo Punset (2012)

¡Pegamos un brinco al 2012!, y llegamos a Bimbo con una nueva mascota. Su osito blanco y tierno opta por tomar una forma más modernizada y en 3D. Además, la empresa decide usar a uno de los personajes más populares del momento; Eduardo Punset. Claro, hasta hora hay cientos de parodias de este pequeño spot, pero claro, nada supera al ex ministro y el protagonista de Redes en su anuncio original.

https://youtu.be/h6_nREeux2o

Messi y Bimbo

Uno de mis favoritos, y que recuerdo haber visto cuando pequeña en sus primeras pasadas por la tv. Aunque no fue transmitido en España, Bimbo decide usar a una de las leyendas más grandes de todo el futbol; Lionel Messi, el mejor del FC Barcelona. Una madre va por el supermercado, y recién nota al famoso futbolista. Oh, bien, ella no sabe que es futbolista tan solo tiene noción de que es alguien famoso. De alguna manera, el comercial termina con Messi desayunando con un pequeño boquiabierto. Sin duda, de las mejores joyitas de Bimbo.

https://youtu.be/yJY9EzmjmI0

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Podemos ayudarle? llamenos l +34 968974666 / 665633512 o escribenos a eduardo@marketing4food.com Descartar

Send this to a friend