banner

El precio determina las ventas de pescados y mariscos congelados

 

A la hora de comprar pescado o marisco congelado, el consumidor se fija en varias características de los productos, pero el precio es el factor que finalmente determina la opción a compra.

Esta es una de las principales conclusiones extraídas del “Estudio sobre Productos Congelados”, presentado por la Unión de Consumidores de Galicia (UCGAL) en el marco del taller “El consumo de pescado y marisco en España”, celebrado el pasado 20 de octubre en la sede de la Fundación Cetmar en Vigo.

El estudio destaca también el grado de desconocimiento del consumidor sobre la normativa que regula las indicaciones sobre el peso del pescado congelado. En concreto, el 13% de los consumidores encuestados conoce las normas relativas al etiquetado del producto envasado y el 25% de los consumidores de productos congelados no envasados conocen las normas de etiquetado, un porcentaje algo mayor pero igualmente insuficiente.

Aspectos que deciden la compra

El precio es el factor que determina la opción de compra del consumidor de pescado y marisco congelado. Según las conclusiones que se pueden extraer del estudio, la demanda teórica de calidad no se corresponde con la realidad de la compra que realiza el consumidor; la mayoría de los consumidores no muestra ningún interés en aspectos que son determinantes de la calidad final del producto.

La apariencia del producto y de los envases, la evidencia de escarcha y otros signos de descongelación son los principales aspectos que valoran los consumidores, algo más incluso que la calidad del producto.

En cuanto al glaseado, factor fundamental para conseguir que el pescado se mantenga con todas sus características y llegue al consumidor final en las mejores condiciones, poco más del 15% de los consumidores conoce en qué consiste esta técnica a pesar de su importancia y menos del 20% conocen las indicaciones sobre el peso en los productos congelados.

Por otro lado, el 45% de los consumidores señalan que en ocasiones se encuentran con congeladores que superan el límite de carga establecido para garantizar la correcta conservación del producto. Este porcentaje aumenta hasta más del 52% cuando nos referimos a la presencia de escarcha u otros signos que evidencian descongelaciones del producto. Los casos de quemaduras rozan al 30%.

La presencia de envases deteriorados llega a ser detectada por algo más del 40% de los participantes en este estudio.

Este estudio surge del convenio de colaboración que UCGAL y Mercadona mantienen en el ámbito de la información y la formación de las personas consumidoras. Para llevar a cabo ese trabajo, UCGAL realizó paneles con consumidores y entrevistas a profesionales que intervienen en distintas etapas del proceso de comercialización de los productos congelados. También llevó a cabo una encuesta entre los meses de febrero y mayo de 2017 en la que participaron un total de 663 personas.

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Send this to friend