Cómo afecta el Neuromarketing al Gran Consumo

 

En muchas ocasiones es imperceptible, pero es muy común que los supermercados apliquen ciertas técnicas de Neuromarketing para intentar satisfacer las necesidades de los consumidores.

¿Qué es el Neuromarketing?

El neuromarketing o neuromercadotecnia consiste en aplicar técnicas propias de la neurociencia en el ámbito del marketing, con el objetivo de analizar niveles de emoción, atención y retención de los diferentes estímulos, a los que son sometidos los consumidores en un establecimiento.

Estrategias de neuromarketing en supermercados

Los grandes establecimientos hacen uso de estas técnicas con el objetivo básico de incrementar las ventas. Podemos encontrar cierta evolución en estos establecimientos, ya que antes sólo se consideraban un mero establecimiento de conveniencia, sin embargo, hoy en día se pueden considerar prácticamente laboratorios de neuromarketing.

A continuación, presentamos una lista de trucos o técnicas que utilizan los supermercados, y que probablemente no sabías el porqué:

  • Colocar una panadería en la entrada. Se utiliza para “perfumar” la entrada al establecimiento, e intentar estimular el apetito del consumidor
  • Los pasillos centrales de los supermercados son las zonas ideales para la colocación de los productos 
  • Los productos más difíciles de vender los encontraremos a la altura de los ojos. Es inevitable que prestemos atención a estos productos, por lo que probablemente incrementen las ventas de ese producto
  • La música juega un papel fundamental. La música puede acentuar las emociones de los consumidores, e impulsar la compra de productos para satisfacer sus necesidades
  • Las frutas y verduras dan un aspecto saludable al establecimiento. En ocasiones, incluso los propios trabajadores rocían las frutas y verduras para que tengan un aspecto más fresco y apetecible
  • Los productos que tengan sinergia a la hora de comprarlos, es muy probable que los encontremos juntos. Combinar estos productos es una estrategia sencilla e intuitiva, por ejemplo, no es muy descabellado encontrar café junto al azúcar, o la pasta junto a las salsas
  • Los productos básicos se ubican en el fondo del establecimiento, para obligar al usuario a recorrer la totalidad del mismo, y hacer memoria sobre los productos que tiene que comprar
  • Los bienes de impulso -aquellos que no se planifican comprar, pero al verlo surge esa necesidad por parte del consumidor-, los encontraremos cerca de la caja o al principio de la tienda, para asegurarse de que les echas un vistazo

 

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Send this to friend