banner

La sostenibilidad aporta rentabilidad a las mejores marcas

 

La gestión de empresas ha estado tradicionalmente ligada a una perspectiva meramente económica, pero en los últimos años han aparecido nuevas dimensiones que lo han cambiado todo.

La responsabilidad social ha traído una sostenibilidad ambiental que cada vez ha ido cogiendo más peso, hasta que a día de hoy resulta un aspecto indispensable para la mayor parte de los consumidores y se considera un aspecto que cada vez cobra más protagonismo en las organizaciones.

Es en los últimos años cuando han aparecido nuevas dimensiones que han ido cogiendo peso, como la ética, la responsabilidad social y la sostenibilidad ambiental, siendo este último un aspecto que cobra cada vez más protagonismo en las organizaciones: “Los empleados quieren trabajar en compañías sostenibles, los consumidores optan por comprar productos y servicios con esta característica y los inversores prefieren depositar su confianza en empresas responsables”, así lo afirmó hace unos meses el director general de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), Enrique Sánchez de León.

Nuestro modelo tradicional choca con el planeta y ahí el papel de las empresas es fundamental, porque son las que más capacidad de flexibilidad y adaptación tienen. Las compañías están llamadas a ser un agente protagonista de cambio, y así lo ponen en práctica empresas como Pescanova.

 El Grupo Nueva Pescanova ha alcanzado un acuerdo con Sustainable Fisheries Partnership (SFP) para mejorar la sostenibilidad de su actividad pesquera y acuícola, presentes en el día a día y en el ADN de la compañía.

SFP es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro que trabaja para mejorar el mantenimiento de los ecosistemas acuáticos, las comunidades pesqueras y acuicultoras y garantizar el suministro de alimentos de origen marino. Entre sus múltiples iniciativas, ha creado una base de datos, FishSource, con información fiable, detallada y actualizada periódicamente sobre los stocks de pesca en todo el mundo, con más de un millar de perfiles disponibles. Esta herramienta se complementa con otra llamada Metrics que valora el estado global de las fuentes de suministro de las compañías; tanto si se trata de compras, como si lo hace de aprovisionamientos internos desde las propias operaciones pesqueras y acuícolas, evalúa finalmente el estado de sostenibilidad del portfolio de producto.

Mediante la asociación con SFP, el Grupo Nueva Pescanova tendrá acceso a estas herramientas de gestión de datos que, combinadas, le permitirán disponer de información útil para mejorar su actividad pesquera y su cadena de suministro.

Tal y como explica Juanjo De la Cerda, director corporativo de I+D, Calidad y Sostenibilidad del Grupo Nueva Pescanova, “trabajar junto a SFP es un importante paso que nos ayudará a ser más transparentes y contribuir más activamente en la mejora de la conservación de los recursos y la racionalización de la pesca, un compromiso presente en el ADN de nuestra compañía desde hace casi seis décadas”.

Por otro lado, la alianza con SFP también permitirá a Pescanova conocer y crear sinergias con otras empresas con similares preocupaciones y poner en marcha proyectos de mejora pesquera (FIPs) y de acuicultura (AIPs) de interés para la industria.

Un paso más en su compromiso con la sostenibilidad

El acuerdo alcanzado por el Grupo Nueva Pescanova con SPF es un paso más dentro de las múltiples iniciativas que la compañía lleva a cabo en el marco de su compromiso con la conservación de los ecosistemas acuáticos y del medio marino.

Además de racionalizar las actividades pesqueras, el Grupo cumple con los requisitos legales y las medidas internacionales en materia de pesca, delimitando la captura, vigilando las tallas mínimas y promoviendo y respetando periodos de veda que garanticen la preservación de los caladeros. En materia de acuicultura, produce de forma responsable en sus granjas acuícolas y sigue los más estrictos estándares y certificaciones internacionales dirigidas a cumplir las mejores prácticas en acuicultura. Asimismo, invierte en tecnologías y procesos para minimizar el impacto medioambiental de sus factorías y buques.

La compañía cuenta también con su propio Certificado de Pesca Sostenible (Pescanova Blue), auditado por Bureau Veritas para las capturas de merluza en Namibia, basado en el cumplimiento del Código de Conducta para la Pesca Responsable y las directrices para el ecoetiquetado del pescado y los productos pesqueros de FAO.

Los planes ambientales resultan los más rentables para el negocio

“La base está en que la sostenibilidad ya no es percibida como simple altruismo, sino que se ha convertido en inteligencia, en un valor añadido de la organización”, apuntó el consejero delegado de Gonvarri, Josu Calvo. Por eso, invertir en ella es una herramienta más para fortalecer y distinguir al negocio. El presidente de Grupo Siro, Juan Manuel González Serna, lo explicó de esta manera: “La sostenibilidad es el reflejo del esfuerzo que realiza una empresa para continuar existiendo”.

Y más claro agua, pocas son las marcas que pueden permitirse el lujo de no contar con planes y estrategias relacionadas con el cuidado y la conservación del medio ambiente. Colaborando con el medio ambiente, las empresas ya cubren una necesidad vital en el consumidor, y su rentabilidad se ve afectada casi de inmediato.

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Send this to friend