¿El fin de las bolsas de plástico y el principio del papel?

 

La preocupación por el tema cuidado del medio ambiente y la naturaleza está en aumento en todo el mundo, es una realidad, la contaminación por residuos sólidos agobia a las ciudades y destruye ecosistemas.

Un alto porcentaje de la basura acumulada y dispersa mundialmente lo constituyen los desechos de las bolsas utilizadas por el hombre en su cotidianidad.

Marketing4Food en aras de mantenerte informado sobre los temas de tu interés, te muestra el contraste entre el uso de las bolsas de plástico y las bolsas de papel.

Las bolsas de plástico y su impacto ambiental

Las bolsas de plástico han permanecido en uso constante durante muchos años y han provocado un grave impacto ambiental desde su fabricación hasta su desecho.

El uso de la bolsa de plástico se extendió rápidamente en los años setenta, gracias a su distribución gratuita en las tiendas y supermercados y han sido utilizadas históricamente como forma de publicidad barata para las empresas.

Lamentablemente el uso de las bolsas de plástico tiene grandes desventajas, porque resultan ser muy contaminantes para el medio ambiente. Se estima que en promedio una persona utiliza aproximadamente 250 bolsas al año, lo que se resulta en un total de 97.000 toneladas de desechos sólidos. Respecto a España, la media se encuentra alrededor de unas 120 bolsas de plástico al año.

Las desventajas de su uso son múltiples. Se puede comenzar por su proceso de fabricación, ya que su materia prima, el petróleo, es costoso, contaminante y no renovable. Además, reciclarlas acarrea un mayor gasto que producirlas.

El periodo de biodegradación de las bolsas de plástico es más de 200 años, por lo que es muy contaminante, estos residuos se encuentran dispersos en todo el planeta, y han afectado especialmente a las especies marinas quienes las confunden con alimentos y muchas de ellas, fallecen al consumirlas.

Los fabricantes de bolsas plásticas defienden las ventajas de su uso, como por ejemplo la resistencia y durabilidad de sus materiales así como la impermeabilidad, pues protege a sus contenidos de los líquidos y asequibilidad en cuanto a coste.

Las bolsas de papel

Ante el fuerte impacto ambiental de las bolsas de plástico, resurgió el uso de bolsas de otros materiales más respetuosos con el ambiente, la más conocida es la bolsa de papel.

Ventajas del uso de las bolsas de papel

Las bolsas de papel son fácilmente reciclables, así que su desecho es materia prima para otra manufactura de papel. Por otro lado, son biodegradables al quedar expuestas a las condiciones ambientales desaparece rápidamente.

Las bolsas de papel son reutilizables y resistentes, la vida útil de una bolsa de papel puede ser extensa si se le trata de forma adecuada, las hay de diferentes grosores y materiales, lo que garantiza el transporte seguro de los objetos que transportamos en ella.

El papel utilizado en su fabricación es capaz de absorber las emisiones de dióxido de carbono, lo que reduce el efecto invernadero y con esto se contribuye a reducir el cambio climático. Además las certificaciones ecológicas velan porque  por cada árbol talado para papel, se siembren cuatro más.

Sin embargo, el uso de las bolsas de papel también tiene desventajas, especialmente la forma antigua de producción de las misma, pues dejaron como consecuencia amplias extensiones de ambiente natural talado y deforestado.

La fabricación de bolsas de papel demanda el uso de químicos y manipulaciones en la temperatura que trae como consecuencia la contaminación del aire y del agua por lo desechos químicos que llegan hasta ella. Cabe destacar que el consumo de energía proveniente de combustibles fósiles para su elaboración es alto, lo cual se traduciría en otra desventaja más.

Existen bolsas de diversos materiales, la tendencia es que cada uno de ellos son ecológicos y reutilizables, ya sean bolsas de tela, bolsas de fécula, bolsas fotodegradables entre otras, lo importante es hacer un uso consciente y responsable de cada una de ellas, para evitar su acumulación como basura, por esto es menester reducir, reutilizar y reciclar este recurso, independientemente del material que sea.

España asumió el reto de sacar de circulación las bolsas de plástico para el 2018, proceso que inicio en 2013. Algunas grandes cadenas distribuidoras ya oficializaron el cese del uso de las bolsas de plástico, un ejemplo de ellas es Lidl, que anunció en junio de forma oficial el retiro de las bolsas de plástico de sus tiendas en todo el país.

 

Leave a comment

All fields marked (*) are required

Send this to friend